Las bondades del porno francés y del porno incesto

Tal como cualquier otro tipo de arte podemos disfrutar del porno francés. Desde sus inicios ha sido considerado uno de los más artísticos en la industria del cine para adultos. Desde la década de los 70 se filmaron calientes películas en donde quedó plasmado aquel lado rebelde y salvaje de una generación entera que logró la libertad de algunos de sus ideales en medio de un mar de protestas. Aquel período de tiempo podría ser denominado como la época dorada del porno francés, aunque luego de eso su supremacía y encanto no han desvanecido y mantienen miles de fanáticos disfrutando de sus producciones.

  Los amantes del porno francés de la época, solían ser jóvenes a los que les gustaba desinhibirse y divertirse, además de que eran grandes amantes del sexo. No importaba la clase social a la que pertenecían, algunas de las actrices porno del momento participaban en filmes sólo por diversión y no porque necesitaran del dinero, eran amantes del sexo al fin. Los actores muchas veces organizaban y disfrutaban de orgías en las noches luego de trabajar todo el día. Fue una generación definitivamente entregada al buen sexo y al placer de manera especial, y lograron conseguir fanáticos perdurables en el tiempo.  Las películas vendían millones y eran cada vez más los seguidores que en más de treinta países se sumaban a sus filas. Hoy en día el acceso a un montón de portales porno en la web puede que contribuya a la desestimación de algunos de los trabajos que se realizan, el porno francés en sus inicios hizo memorable sus filmes, tanto que hasta el sol de hoy son bien demandados ya que las hicieron con vitalidad, humor, amor y respeto por las mujeres.

  Así como ha evolucionado el siempre codiciado porno francés, la industria del porno ha incluido dentro de su repertorio aquellas situaciones o deseos ocultos de sus más fervientes espectadores, uno de ellos es el porno incestos. Este género representa a los atrevidos con los más bajos instintos e intereses prohibidos. Aquellos cuyas fantasías sexuales involucran a un miembro de su familia lo cual lo hace inconcebible, pero es ese veto lo que produce que el deseo y la lujuria sean más intensos. Esos encuentros son considerados tabú y pecado, pero en una industria que hace algunos años era inconcebible su progreso y hoy domina las redes sociales, se ha viralizado la afinidad por este género demostrando que cada vez más personas tienen fantasías sexuales con los suyos, y que les place observar que por lo menos otros sí puedan hacerlas realidad.

El porno incesto contiene todos los ingredientes calientes de la pornografía y el agregado de lo indebido que lo hace más codiciado y retorcido. El imaginarse que un par de hermanos, primos, cuñados o incluso padre e hija se entreguen al deseo y consuman un incesto despierta en muchos una sensación especial, una experiencia excitante en donde como espectadores tienen la posibilidad de dejar en libertad esos sentimientos pasionales por alguno de sus familiares que se encuentran reprimidos imaginando que son ellos los protagonistas del clip dedicado al porno incesto.