Lo mejor siempre queda entre familia

            La familia es una de las pocas cosas en la vida que uno no elige, toca aceptar, amar y comprender con sus problemas y virtudes en la que hayamos nacido. Lo que vivamos con ellas nos llenarán la vida de alegrías, tristezas y experiencias únicas.

            Algunos de sus integrantes llegan por añadidura, resultado de las relaciones que mantienen los mismos con personas ajenas al núcleo. En ese grupo selecto y bienvenido están los pícaros cuñados, que algunas veces vienen a poner un poco más de desorden, confusión y pecado a las ya complicadas relaciones intrafamiliares.

            El amor y la atracción son los motivos que unen a estos extraños a las familias, y en algunas oportunidades son los mismos que provocan las rupturas y los expulsan de estas, claro está, no sin antes haber experimentado una relación digna de videos incestuosos.

            El incesto, un tema tabú e inquietante para muchos en la actualidad, aunque no es novedoso en lo absoluto. Antiguamente, las monarquías se constituían solo de las relaciones que mantenían entre hermanos, primos o incluso las milfs y sus hijos. La realeza se unía en matrimonio únicamente con sus familiares más cercanos para mantener el linaje y su sangre azul tan pura como fuera posible.

            Asimismo, como la popularidad y el poder de las monarquías disminuyó, igual ocurrió con la aceptación del incesto, que hoy en día es duramente cuestionado en la mayoría de los países del mundo con sus excepciones. Por ejemplo, en el estado de Nueva Jersey, el incesto no es penalizado, incluso es legal el matrimonio, pero, aunque las leyes lo hayan aceptado, la sociedad aún no ha llegado hasta ese punto.

            La infidelidad es un virus que ataca desmedidamente hasta a las relaciones más sólidas. Principalmente los hombres son los que incurren en esta atrevida tentación ya que son presa fácil de sus volátiles instintos animales de satisfacerse constantemente.

            La combinación de incesto e infidelidad resulta aún más atractiva, ya que se estaría incurriendo en una práctica doblemente prohibida, y esa dupla pecaminosa es muy tentadora para aquellos que buscan inyectarle un poco de adrenalina y peligro a sus vidas, a pesar de poner en riesgo muchas otras cosas importantes, el placer los ciega.

            Si paseamos por la gran variedad que existe de videos incestuosos, podemos encontrar relaciones entre hermanos, entre padres e hijos, e incluso abuelos y nietos. También, las que tienen lugar entre cuñados, que entre todos los incestos es el menos punitivo.

            Unos cuñados follando son menos cuestionables que unos hermanos, aunque estos están incurriendo en actos doblemente inaceptados y que quiebran la estabilidad familiar.

            Las causas que lo promueven son muy variadas y si a eso se le suma que en su mayoría lo que son es un par de cachondos pues más. Las actividades y reuniones familiares frecuentes los acercan y el detonante más común son los problemas con sus parejas formales que usualmente suelen compartir entre sí, lo que deja al descubierto sus carencias afectivas y carnales.

            Unos cuñados follando entregan todo para llegar al clímax, porque saben que es mucho lo que ponen en riesgo. El peligro que caracteriza a esa relación los hace querer más, por lo que buscan multiplicar los encuentros y hacerlos cada vez más desafiantes. La adrenalina y la lujuria sirven de base en esta relación incestuosa y deliciosa.