Los abuelos también merecen placer

Los abuelos siempre transmiten una imagen de dulzura y hospitalidad. Por lo general los idealizamos con los pequeños en su regazo, descansando y disfrutando tranquilos del ocaso de sus vidas sin mayores complicaciones.

Hay una faceta de estos ancianos que quizá muchos desconocen. Ellos a pesar de mostrarse tan pasivos, desean desde lo más profundo avivar sus rutinas con unas buenas dosis de placer y es por ello que, con frecuencia, son los protagonistas de los más calientes videos incestuosos.

A estos mayores se les puede ver con sus nietas y otras jovencitas teniendo sexo por un tiempo prolongado. Lo vemos colocarse en las más variadas posiciones para dejar bien satisfecha a esa picarona que se ha entregado a él para regalarle un poco de alegría y juventud a sus días.

Seguramente, los videos incestuosos tienen un público bien particular, y entre ellos deben estar esos ancianos que, aunque no tienen la posibilidad de follar con un coño fresco y rosado, pueden darse placer a ellos mismos mirando contenido para adultos.

Si en su familia, el abuelo se masturba no se preocupe. Por el contrario, debe ser motivo de alegría ya que eso le da a entender que aún en su vida hay vestigios de acción y lujuria. Esto es muestra de que no se ha entregado a la rutina, sino que está dispuesto a seguir viviendo nuevas experiencias.

Es probable que para muchos tener el conocimiento y haber sido testigos de que en su familia el abuelo se masturba puede ser una situación de choque, dado que este tipo de comportamiento ha sido definido por una serie de tabúes que han encarrilado la sexualidad en la tercera edad.

Los ancianos son condenados en el ámbito sexual a ser vistos como seres que deben ser asexuados y que de presentar un comportamiento contrario a este son entonces unos “viejos verdes”. Ambas no son más que exageraciones de una sociedad que se piensa lo suficientemente capaz de delimitar los placeres de las personas dependiendo de la edad.

Lo cierto del caso es que, a pesar de la edad, los ancianos tienen el mismo derecho que cualquier otro adulto de disfrutar de su sexualidad, y no por ello deben ser señalados despectivamente.

Esta creación de mitos alrededor de los adultos mayores tiene sus orígenes en los actos más comunes y “normales” que creemos correctos en el núcleo familiar, como por ejemplo, guardar como secreto sumarial la sexualidad de pareja entre los padres ante sus hijos. Esto pretende que por sí solo que los jóvenes asuman que las personas mayores tienen capacidad sexual a pesar de que lo ocultan fervientemente.

Inhibir por delimitaciones sociales las necesidades sexuales de un ser humano es una grave tendencia que por los momentos no muestra disminución alguna. Puede que el auge de los videos incestuosos en donde podemos ver a muchos ancianos y ancianas saciando su lujuria nos pueda hacer entender que, sin importar la edad, todos tenemos derecho a sentirnos satisfechos sexualmente.

Si el abuelo se masturba es porque seguramente cuando joven lo hacía con frecuencia y encuentra en ello una opción fácil y personal de satisfacer momentáneamente sus deseos. La actitud que haya podido tener frente a su sexualidad a lo largo de su vida determinará su actividad sexual en el tiempo. Aquellos que gozaron de su vida sexual sin prejuicios, tabúes y la convirtieron en una fuente de placer, serán los que la disfruten más sin importar la edad.

Muchas mujeres entran en esta categoría ya que están etiquetadas como Milfs o madres calientes