Los derechos de la Comunidad Gay

Hasta el día de hoy (sobre todo fanáticos religiosos) hay quienes piensan que la homosexualidad es una enfermedad, e incluso lo han querido atribuir a una especie de variación genética pero esto no ha sido comprobado científicamente. Lo cierto es que la homosexualidad no es más que una variante en la orientación sexual del ser humano. No debe asociarse a un mal o enfermedad, ya que la gran mayoría de lesbianas, gays y bisexuales tienen vidas completamente sanas y respetables, incluso en algunos casos son más sanos y precavidos que otros heterosexuales.

Mucho se discute actualmente acerca de sus derechos civiles, sobre todo en lo que respecta a la adopción de niños y al matrimonio hay quienes dan opiniones muy estrictas y ortodoxas y otros amplían el panorama con precedentes científicos e investigativos. Por ejemplo indican que un gran número de infantes están a cargo de homosexuales, bien sea que conviven con sus parejas o son padres y madres solteras, y que ese hecho no ha repercutido en cuanto a sus habilidades y comportamiento si se les compara con niños criados por parejas heterosexuales. Es un tema complicado y con una amplitud de discusión inagotable. Hoy en día la aceptación hacia los homosexuales ha aumentado considerablemente, incluso poseen en varios casos igualdad de derechos con respecto a las parejas heterosexuales.

Desde hace algún tiempo se han adoptado las siglas LGBT para designar de manera colectiva a las Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero (siglas), ya que muchos homosexuales manifestaron que el término “comunidad gay” no los representaba adecuadamente.

Bajo estas siglas, la comunidad identificada con ellas lucha por tener igualdad de derechos civiles tal como gozan los heterosexuales. Una premisa a ello se encuentra en la declaración Universal de los Derechos Humanos, donde se deja claro que no se pueden violentar los derechos proclamados en dicha declaración a ninguna persona por discriminación de ningún tipo, incluyendo las orientaciones y/o preferencias sexuales.

Uno de los temas de lucha más comunes refiere al matrimonio igualitario, en donde se han ganado algunas batallas pero la guerra aún no. El matrimonio entre personas de igual sexo fue aprobado sólo hasta principios del siglo XXI y hasta la actualidad unos 19 países han adoptado la medida. En algunas naciones existen otras figuras legales que son utilizados como alternativas al matrimonio, como “pareja de hecho” o “unión civil”. Muchas veces estas instituciones no otorgan los mismos derechos que el matrimonio y por lo tanto son duramente criticadas por discriminación.

En Estados Unidos las decisiones que se toman con respecto al matrimonio igualitario se hacen de manera estatal, y aun siendo aprobados no cuentan con el visto bueno del gobierno federal al no reconocer su validez. A continuación mencionamos los dos primeros estados que permitieron este tipo de uniones:

– Massachusetts: el 17 de mayo de 2004 se convirtió en el primer estado que legalizaba las uniones entre personas del mismo sexo, fue el pionero en la nación americana.

– Connecticut: la corte suprema de este estado, el día 10 de octubre de 2008 determinó que las personas del mismo sexo tenían derecho a casarse, luego de cuatro años de litigio por una demanda interpuesta por 8 parejas homosexuales que alegaron discriminación.