Mi amiga y su falda

Ya habían pasado meses desde la última vez que había tenido sexo, y para ser honesto no podía aguantarlo más. Estaba viendo videos xxx gratis cuando de repente vi a dos jóvenes amateur que estaban follando como nunca, ella tenía el cuerpo perfecto, unas tetas firmes y un culo no muy grande. Por otra parte, el tenía sus abdominales marcados y pene grande y grueso que le daría envidia a cualquier hombre y haría gemir de placer a cualquier mujer.

Después de masturbarme un poco, aún seguía sintiendo que necesitaba a alguien así que llame a mi mejor amiga. Siempre había sentido cosas por ella, pero no me atrevía a decirle nada. Tenía un cuerpo hermoso, unas piernas grandes, culo redondo y unas tetas pequeñas pero que hacían que su cuerpo se viera balanceado y perfecto. Además, ya me había dado bastantes señales de que le gustaba, o al menos eso pensaba.

Yo la estaba esperando en casa, quiera devorarla, pero no sabía si ella me seguiría el juego. Después de un rato llegó, traía una falta que dejaban ver esas grandes piernas. Al momento de saludarla, pude ver qué traía un perfume que me estaba volviendo loco. Todo en ella estaba bien y mi verga empezaba a ponerse cada vez más dura.

En un momento, mientras escogía una película para ver, vi como lentamente abría las piernas, dejando ver sus pantis rojos. Mi verga ya no podía contestar más. Puse mi mano en su pierna bajo su falda, esperando a ver su reacción. Para mí sorpresa, sonrió, e inmediatamente se abalanzó sobre mí y me besó. Tenía a esa belleza sobre mi y estaba seguro de que podía sentir lo duro que estaba en esa posición.

Sin decir mas, se quitó la falda y sus pantis. Tenía una gavina rosadita que quería devorar inmediatamente. Al momento se subió sobre mi y empezó a jugar con mi pene, haciéndolo rozar con su vagina mientras gemía de placer. Podía ver cómo se estaba empezando a poner cada vez más mojada. Puse mis manos en su culo y lo apreté tan duro que hizo que soltará un gemido. Ya estaba lista para tomarlo así que lentamente lo puso adentro, era el cielo, estaba tan mojada que simplemente se deslizó y entro completo.

Estaba cabalgando y gimiendo de placer. Con sus manos tomaba sus tetas y apretaba sus pezones. Estaba a punto de terminar y ella lo sabía. Me imploró que lo hiciera en su culo grande. Se dio la vuelta y podía ver esa palpitante vagina escurriendo y ese culo enorme esperando por mi. Mientras ella se tocaba yo hacía lo mismo para terminar. Estábamos sincronizados, sus dedos se deslizaban en su vagina y eso me volvía loco. Era como ese hermoso sexo amateur que me gustaba ver. Su culo se llenó de mi semen mientras apretaba una de sus nalgas de tanto placer.

Ambos estábamos exhaustos en la cama, ella estaba casi que dormida y yo muy feliz. Creo que ahora podremos ser más que amigos, quizá podremos repetir.

1 thought on Mi amiga y su falda

  1. Pingback La invito a hacer tarea y me la cojo |

Comments are closed