Quiénes son los fans de las mamás calientes?

Los chicos de hoy en día tienen gustos y exigencias realmente interesantes, ya que, a pesar de que no les dejan de gustar las chicas de su edad, sienten especial atractivo por las mujeres mayores, en especial si es una mamá
caliente.

El pornoincesto es un género pornográfico que cada vez gana más
seguidores. Podría pensarse que quienes gustan de él son unos pervertidos o sufren de algún tipo de trastorno mental, pues lo “normal” es que no tengas esa clase de satisfacción observando cómo se comen entre hermanos o cómo una mamá caliente folla con su hijo.

Si bien es cierto que hay un poco de morbo en ello, este tipo de fantasía y relacionamientos sexuales no le hacen daño a nadie si ambas partes están de acuerdo en consumarla, mucho menos a quien las observa.

Antiguamente las relaciones entre los miembros de la misma familia eran las aceptadas por la sociedad, pero eso fue cambiando y con ello creció el rechazo generalizado para esta práctica se ha instaurado entre nosotros como una especie de tabú.

Una madura puede tener muchos admiradores incluso su propio hijo. Aunque por lo general son los amigos de este los que se muestran más débiles ante los poderosos encantos de estas maduras experimentadas.

Que un hijo sienta y demuestre excesivamente amor hacia su madre es algo tan común que incluso tiene una definición establecida derivada de las teorías básicas del médico neurólogo austriaco de origen judío y padre del psicoanálisis Sigmund Freud: Complejo Edipo.

El complejo Edipo es un término psicoanalítico cuyos orígenes se remontan a la antigua Grecia, en donde Edipo, quien era hijo del rey Tebas, decide asesinar a su propio padre para hacerse del reino, y no sólo eso, sino que se casa con la reina Yocasta la cual no era otra que su propia madre.

Con base en esa historia, Freud logra explicar como transcurre el desarrollo psicosexual de un niño de entre 3 a 5 años. Apunta que, en esta etapa de la infancia, el pequeño suele idealizar a la madre de tal manera que se modifica su conducta y con ello se manifiestan sentimientos de acaparamiento y exceso de amor, convirtiendo a otro individuo del sexo masculino en un rival, ya que este niño desea que la atención de la mujer más importante de su vida sea solo para él.

Se limita a la infancia?

No, hoy en día son muchos los niños que están destinados a permanecer por mucho tiempo y desde temprana edad en guarderías, por lo que las probabilidades de que se manifieste la crisis edípica es muy baja. Sin embargo, es en la adolescencia cuando se pone de manifiesto una explosión edípica, y fácilmente puede arrastrarse ese complejo no resuelto hasta la adultez.

Por eso es por lo que podemos disfrutar de tanto material de calidad en pornoincestos, donde una mamá caliente y un hijo cachondo ya bien crecidito se siguen dando placer sin importar los preconceptos que tiene la sociedad al respecto.