Con mi entrenador de gimnasio

Mi entrenador de gimnasio siempre ha llamado mi atención. Un hombre alto, fitness y con un culo que moría por comerme. Yo no estaba mal, pero estaba recién iniciando en el gimnasio así que era un poco más flaco no como el típico chico gay xxx pero si con muchas ganas de tener así sea una pequeña oportunidad con mi entrenador. Una tarde, llegué al gimnasio un poco más temprano de lo habitual y mi entrenador recién estaba calentando. Después de saludarnos y charlar por un breve momento me pidió que le ayudara a estirar. Era el momento perfecto para tocar un poco ese cuerpo perfecto que tenía. Era delicioso, unas piernas grandes y unos glúteos bien firmes que se le marcaban en una apretada sudadera que llevaba en ese momento.

El estaba muy cómodo con mis manos alrededor de el y lo que me suspiró en un momento hizo que todo mi cuerpo se erizará. Mientras lo tomaba por la espalda para ayudarle a estirar sus piernas, tomó mi mano y la puso en una de sus nalgas, me miró y me susurro “¿Te gusta?”. Eso cambio todo el día, con una sonrisa nerviosa le respondí que sí y terminamos el ejercicio.

Después de un rato mientras yo continuaba con una de mis rutinas pero sin dejar de pensar en lo que había pasado, escuché como el me llamaba desde el cuarto donde guardaban las pesas, al momento de ir estaba muy nervioso, pensé que me iba a decir que no le dijera a nadie lo que había sucedido. Al llegar al lugar donde estaba, me sorprendió ver qué se estaba quitando la sudadera quedando desnudo. Me miró y me dijo: ”Si te gusta cómelo!”. Yo sin pensarlo dos veces y obedeciendo como un perra, me agaché y le comencé a comer el culo que moría por penetrar. Estaba increíble, mi verga goteaba y su verga también estaba muy dura, yo ya quería penetrarla así que eso hice. Me levanta y como si fuese un sueño penetre ese rico y gran culo una y otra vez mientras el gemía de placer mientras se masturba. Era el sueño, ambos empapados en sudor y listos para terminar, aunque yo quería hacerlo adentro el me dijo que por favor lo hiciera en su boca, que quería saborearlo todo. Así que cumplí y como en eso videos de porno duro le tiré toda mi leche en la boca, el la disfrutaba toda mientras yo veía como su semen estaba por todo el piso en sus manos.

Esa tarde de gimnasio lo hicimos un par de veces, cada una mejor que la otra y creo que no hay mejor cardio que el que hacemos el y yo cada vez que podemos. Amo ver cómo mi musculoso y rudo entrenador pide a gritos que le llene ese gran culo y boca de leche, haciéndolo mi perra vas vez que quiere y lo mejor, sabiendo que siempre voy a hacer un buen ejercicio cada que vaya al gimnasio.

En los baños del colegio

Al llegar, entré a uno de los baños y bajé mi pantalón. Tenía una increíble erección, estaba húmedo y apunto de estallar. Sin pensarlo dos veces empecé a masturbarme. No me importaba nada, estaba tan mojado que se podía escuchar el ruido que hacía mi mano al frotar mi pene. No pensaba en nada más cuando de repente, alguien tocó la puerta. Me detuve, me asustó un poco. “¿que haces ahí?”, Preguntó otro chico. “Nada” respondí un poco agitado. ”¿Acaso necesitas ayuda?”. En ese momento me puse helado. Nunca había estado con un chico, pero estaba tan caliente que abrí la puerta.

Eran las 10 de la mañana y era un día normal en la escuela. Yo como de costumbre había visto un vídeo de porno duro antes de ir a clase y no podía dejar de pensar en ello. A mitad de la clase empecé a notar como mi pene se ponía cada vez más duro así que tomé mi mochila, la puse a la altura de la cintura para tapar mi erección y pedí permiso para ir al baño.

Era un chico moreno, más alto que yo. Por lo que podía ver, había estado tocándose un poco porque traía un bulto en su pantalón. Fue inmediato. Se quitó el pantalón y dejo ver su enorme verga, me volví loco. Nunca había tocado una más que la mía. Pero en teoría, debería saber cómo hacerlo. Bajé mi mano y empecé a masturbarlo, era muy grueso. El chico estaba muy agitado, también me masturbó. Parecía tener experiencia porque lo hacía de una manera que me hacía tener escalofríos.

En un momento, me dijo: “métemelo” y se dio la vuelta poniéndose en cuatro. Yo nunca lo había hecho. Tenía un culo grande, que me llamaba. Dirigí mi pene lentamente hacia el, y haciendo un poco de presión lo metí hasta el fondo. Se sentía mejor que cualquier cosa que hubiera hecho antes. Ambos gemíamos de placer. Mientras lo penetraba, una de mis manos rodeaba su cintura para tocar esa gruesa verga quien ya estaba goteando.

Estaba a punto de terminar, quería llenarle ese culo de semen, moría por verlo escurriendo. Cada vez se lo metía más rápido y su pene no paraba de escurrir semen. Parecía que se había venido un par de veces. No pude contenerme más y estallé. Era demasiado, ambos gemimos, parecía que el podía sentirlo adentro de su culo tan cálido. Saqué mi pene, y pude ver cómo salía todo mi semen, era lo mejor que había visto.

Mientras tanto, mi mano ya empapada de sus fluidos hizo que terminara llenándola aún más de semen. La pasé por mi boca saboreándola toda, era un espectáculo. Algo parecido a lo que había visto antes en algún video gay xxx.Sabía mejor de lo que imaginaba. El chico y yo nos limpiamos un poco y salimos. Era extraño, me dio un tierno beso en los labios y se fue.

Al momento de llegar a clase, mis piernas se sentían débiles, no podía dejar de pensar en ese moreno pene. Quería tenerlo de nuevo.

La aceptación de la homosexualidad en el mundo

Afortunadamente, con la llegada de la era moderna se ha logrado poco a poco modificar algunos estándares prejuiciosos que se encontraban vigentes. Uno de ellos es la homosexualidad. En muchos lugares del mundo, hoy en día ser homosexual no implica vergüenza y rechazo social como en años anteriores. Ahora, se puede hablar con total naturalidad de las prácticas gay xxx más comunes e interesantes sin ser señalado como pervertido o impuro.

Algunos países, especial los europeos, también han decidido dar un paso a la tolerancia y ver la homosexualidad con algo natural entre dos hombres. Opinan que el amor es libre y que no hay restricciones a la hora de establecerse con una pareja del mismo sexo. Tal es la recepción del tema, que en muchos casos se les permite realizar un matrimonio legal y hasta pueden adoptar hijos.

Continue reading

Qué es el sexo duro? A un gay xxx le gusta el sexo duro?

Nadie puede ofrecer una definición exacta de lo que es el sexo duro. Por lo general la gente se refiere a ello como aquel acto sexual en donde tienen lugar bofetadas, sometimiento, latigazos, forcejeos haladas de cabello, entre otros.

Esta idea de cómo es el sexo duro es lo que la gente ha podido ver en las películas o lo que alguien les ha contado, ya que al respecto existe una especie de autocensura para hablarlo abiertamente. La realidad es que, mucha gente desconoce en su totalidad el tema.

El sexo duro es practicado por muchos amantes salvajes que le quieren añadir un poco de picardía y pasión a las relaciones que mantienen con sus parejas, por lo que lo que no es raro que cualquier lujurioso gay xxx proponga a su chico disfrutar de las bondades de esta práctica.

Continue reading

La pasión de los chicos gays por el sexo duro y otras fantasías sexuales

Cualquier chicos gays xxx tiene fantasías sexuales, estas siempre se arraigan por un amor platónico e imposible, pero, necesariamente no son los únicos motivos que los propician.

Las aventuras sexuales son muy comunes entre la comunidad gay xxx. Encuentros únicamente destinados a darse satisfacción son los objetivos para algunos homosexuales en cierta etapa de su vida cuando tener una relación estable con una sola persona no se encuentra dentro de sus planes.

Las fantasías sexuales son comunes en todo tipo de parejas, entre las del mismo sexo o las heterosexuales. Uno podría quedarse asombrado de la frecuencia con la que parejas de heterosexuales buscan materializar esos sueños eróticos que los calientan.

Cada individuo, soñando hacer realidad sus más atrevidas fantasías busca la forma de encontrar a una persona con los mismos deseos, sueños y sin ningún tipo de inhibiciones para poder hacerlos realidad.

Continue reading