Cogiendo con gemelas

Creo que nadie ha tenido tanta suerte como yo ese día. Era una tarde normal en mi apartamento, tengo 30 y vivo solo, mi vida no es más interesante de lo que me apetece. Ocasionalmente me metía a ver videos en las categorías xxx y esa era mi dosis de sexo diaria o lo más cercano que mi vida tenía al sexo. El verano era un tiempo normal para mí, lo único que cambiaba es que muchos universitarios llegaban y rentaban la mayor parte de los departamentos, así que siempre escuchabas música alta, olía a licor y no me ponían muy tranquilo. Una tarde, mientras estaba en el balcón, fumando un cigarrillo, un frisby con el que los chicos jugaban cayó en mi casa, a lo que sin importarme mucho lo regrese. Lo que no me esperaba es que me invitaron a bajar, a unirme a su reunión. Yo era muy aburrido así que después de pensarlo unos segundos decidí que lo iba a hacer, ¿que era lo peor que podía pasar?

Bajé y de echo el ambiente era algo agradable, chicas ebrias y hermosas, chicos que bailaban una música que no me agradaba, pero por lo menos no estaba en mi apartamento amargándome el rato. Pasado el rato, y a eso de la 1 de la mañana, la fiesta ya se estaba terminando así que decidí irme a mi casa, mientras me despedía, un par de gemelas con los que había intercambiado un par de palabras dijeron que si me podían acompañar, que su apartamento quedaba junto al mío. Yo no ví problema así que acepte inmediatamente. Al llegar al departamento, me dijeron que si podían pasar, que querían ver el interior. Yo estaba un poco ebrio así que no me pareció nada raro. Entramos, fuimos al cuarto y todo parecía normal hasta que una de ellas, mientras yo estaba sentado en la cama se sentó en mis piernas y me besó. Mi cabeza estaba dando vueltas por el alcohol y por el echo de que tenía a dos sexis gemelas en mi cuarto y una de ellas me estaba besando.

Mi mente no terminaba de procesar lo que estaba pasando cuando por el otro lado la otra gemela se estaba quitando la ropa, era hermosa, tenía pechos pequeños pero perfectos, unos panties negros y un culo redondo y grande. Mi asombro se hizo más grande cuando se acercó y comenzó a besar a su hermana, parecía uno de esos vídeos porno de gemelas follando  que había visto antes. Ambas se desvistieron y comenzaron a besar mi pene rápidamente, podía ver cómo con sus manos se tocaban, la escena era perfecta, era como si estuviera viendo doble, pero era real, una de ella comenzó a saltar sobre mi verga mientras la otra se toca a un lado, no tardaron mucho en hacerme correr y limpiar mi semen con sus lenguas. Podía sentirlo, pero mi mente no paraba de preguntarse si era real. No pasó mucho antes de que las gemelas se fueran. Ese verano fue increíble, las gemelas siempre estaban para mí, confirmándome que esa noche si que fue real.

Fantasías sexuales

Cuáles son las fantasías sexuales más comunes?

La práctica sexual se ha diversificado tanto que es un poco difícil encapsular las fantasías sexuales que existen; en principio porque lo que para unos puede ser una experiencia extrema y con características de fantasía, para otros no.

La verdad es que no hay porque avergonzarse si se tiene algún tipo de fantasía sexual, por el contrario, compartirla con la pareja para que en un momento dado pueda hacerse realidad es la mejor opción de todas.

Entre la inmensa diversidad de formas de dar placer, relaciones y fantasías sexuales siempre habrá un top de favoritos. En ellos encontramos aquellas prácticas que son más populares entre hombres y mujeres, y que, por lo tanto, se han ganado un lugar privilegiado.

Continue reading