Mi mejor amigo me folla

Vale, puedo parecer algo loco pero siempre tuve una fijación por las pollas peludas y aunque mi mejor amigo es heterosexual yo siempre he querido hacerlo mío. Nuestra amistad viene de muy chicos y el me acepta como soy y no tiene ningún problema, porque claro supongo que el no sabe que me lo quiero coger. Una de las tantas mañanas que compartíamos juntos, el iba a jugar fútbol y yo lo iba a acompañar, siempre me daba un buen caldo de ojo viendo a los chicos correr detrás de un balón. Era un juego normal, mi amigo estaba jugando bien, no hacía la gran cosa hasta que tuvo un choque que activo una vieja lesión y tuvo que salir del partido. Eso le jodía, podía verlo en su cara, estaba muy enojado, se fue a las duchas y a mi me ponía triste verlo así.

Me quedé en la grada unos momentos hasta que decidí ir a ver si estaba bien, entre a las duchas gritando su nombre para no asustarlo, el me dijo que pasara, entré y pude verlo de espaldas desnudo mientras se duchaba, un culito duro de gimnasio y al darse la vuelta, una gran polla peluda como las que me gustan. El parecía no tener problema, pero yo estaba fascinado.

Le pregunté cómo estaba, me dijo que bien pero que se había jodido el tobillo de nuevo, me dijo que me acercara y le ayudar a vestirse ya que estaba un poco cojo. Puso su mano alrededor de mi hombro para buscar apoyo y sentir su cuerpo desnudo y mojado tan cerca me volvía loco. Todo escaló muy rápido, de un momento a otro me preguntó, que pensaba sobre su cuerpo, pensé que estaba de broma pero por su tono ví que no tanto. Le dije que no estaba mal, que había visto mejores, entre risas me dijo que yo no soportaría tenerlo adentro. La cosa se ponía más seria hasta el punto que el me decía que lo hiciéramos rápido que siempre había tenido curiosidad. No lo dudé, me puse en cuatro y con miedo de que nos pillasen. El no sabía muy bien que hacer así que le dije que pusiera algo de saliva en mi culo primero, me exploró con sus dedos y me penetró lentamente.

Era un sueño, su gruesa verga entraba y salía mientras el intentaba buscar mi polla con sus manos, se notaba su inexperiencia, gemíamos fuerte, era un sexo duro delicioso. Me preguntó si estaba bien acabar adentro, era adorable al mismo tiempo que me ponía más cachondo, le dije que por favor lo hiciera. Pude sentir su cuerpo tensó dejándolo salir mientras mi polla goteaba.

Se corrió dentro mío, su semen caliente escurría por mi culo y piernas mientras el muy agotado se dio vuelta y fue a la ducha de nuevo, no sabía cómo sentirme, entre risas me dijo, que no pensaba que esto pudiera pasar, y que estaba en lo cierto, pude resistir su enorme polla.

El plomero moreno me visita

Era una mañana muy aburrida, yo estaba solo en mi casa y no tenía nada que hacer. Estuve casi que toda la mañana viendo vídeos tube gay español y eso me tenía muy caliente. La mañana pasó y decidí tomar una ducha. Para mí sorpresa, la ducha no funcionaba, el agua no salía y yo no tenía mucho conocimiento para poder arreglarla por mi mismo.

Pasó el tiempo y el agua aún no salía así que decidí llamar a un plomero para que me ayudara a resolver ese pequeño inconveniente. Lo llamé y esperé a que llegara, mi mente empezó a crear muchos escenarios ya que antes había visto videos de chicos cogiendo duro con los que venían a hacer algún arreglo a la casa. Pensar en eso me ponía muy duro y a la expectativa de quién podría llegar.

Después de haber esperado por mas de media hora y haber imaginado todos los escenarios posibles, el plomero llegó. Un chico moreno, delgado, alto y con un cuerpo que dejaba ver qué iba al gimnasio. No pasó nada el principio, le expliqué el problema y comenzó a trabajar. Yo estaba anonadado, me quedé con el en el baño haciendo un poco de conversación mientras el hacía lo suyo, yo no dejaba de ver sus músculos y piel oscura, no podía imaginar cómo tendría su verga.

La conversación empezó a escalar rápidamente de tono, el me preguntó si tenía novia a lo cual respondí negativamente y le dije que me gustaban los hombres, el de inmediato me preguntó que tipo de hombre me gustaban, a lo que dije que me gustaban exactamente como el. Él sonrió y me dijo que entonces deberíamos hacer algo al respecto ya que el también estaba soltero.

Después de charlar un rato y que los temas nos llevarán a temas sexuales, el se levantó y me besó, sus grandes labios tocaban los míos y sus gran mano se posó bajo mi pantaloneta, masturbando lentamente mi pene, que ya estaba cada vez más duro. Me pidió que me pusiera de rodillas y mojara su pene con mi boca ya que pronto me iba a penetrar fuerte.

Me arrodillé, y baje su pantalón, para mí sorpresa, tenía una hermosa y perfecta verga negra, yo estaba fascinado, inmediatamente la puse en mi boca y comencé a saborearla toda. Estaba fascinado por su tamaño pero al mismo tiempo quería sentirla adentro, así que me levanté rápidamente y me puse en cuatro, listo para el. Estaba a la expectativa, sentí su gran verga entrando lentamente, listo para un buen sexo brutal. Era delicioso, lo metía y sacaba repetidamente y muy rápido, mientras con su mano ocasionalmente me masturbaba, estábamos a punto de terminar y le dije que por favor lo hiciera adentro y el me obedeció, pude sentir mi culo tibio y como por mis piernas escurría su semen y el mío. Después de eso, terminó de arreglar la ducha y me ofreció ducharnos juntos. Desde entonces siempre lo llamo a el para que me haga todo tipo de arreglos.

Descubro que mi amigo es gay y me folla

Siempre tuvimos una amistad muy cercana, era mi mejor amigo desde la infancia, pero nunca le había confesado que yo era gay. Una tarde como cualquier otra estábamos en mi cuarto charlando como lo solíamos hacer, en una de nuestras bromas el dijo que no entendía como los gays podían hacer el amor y disfrutarlo, lo cual me sacó de onda y me pareció un poco homófono, le expliqué que lo que acaban de decir era ridículo y puse algo de porno gratis nada más para mostrarle. El vídeo era un típico vídeo porno, un chico se estaba cogiendo a otro por el culo mientras esté otro se masturbaba y gemía fuertemente. Al voltear a vera cara de mi amigo podía ver sus ojos bien abiertos y con cara muy concentrada, no sabía lo que estaba posando por su cabeza, pero a mí me parecía muy tierno que le interesará el tema.

Después de que el vídeo terminó me dijo que debía ir al baño y se levantó de una forma muy extraña y fue casi que corriendo. No les voy a mentir, a mí me puso caliente ver ese vídeo junto a mi amigo y mi verga estaba dura, pero yo intentaba esconderlo un poco. Cuando mi amigo regresó le pregunté que si todo estaba bien, y me dijo que estaba algo confundido y se acercó a mi lado, cuando le fui a preguntar por qué, me besó. Yo estaba en shock pero la sensación me gustaba mucho.

Fue un beso largo y parece ser que el se dio cuenta de que a mi me gustaba y me dijo que si me podía hacer lo mismo que el vídeo. Quedé en completo shock y le pregunté que específicamente que era. El me dijo que me quería dar por el culo y sentir mi verga también. Así que le di el placer, me bajé el pantalón y me puse en 4 dispuesto para el. Era tierno ver su inexperiencia, ver cómo me tocaba con sus dedos primero intentando entender mejor mientras con su mano, tocaba de arriba abajo su gruesa verga. Me recordaba a esos vídeos porno con penes grandes que tanto me encantaban. Colocó su verga en mi culo y lentamente empujó hasta meterla toda, se sentía muy rico, lo voltee a mirar y su expresión no denotaba más que puro placer.

El me embestía duro, mientras ocasionalmente ponía su mano alrededor de mi cintura para tocar mi verga y decir cuando le gustaba, me penetraba duro y ocasionalmente me daba una nalgada cuando quitaba sus manos de mis caderas, yo estaba a punto de terminar y le dije que por favor llenará mi culo de leche y así lo hizo, no resistió y pude sentir su leche tibia escurriendo por mi culpa y piernas, era maravilloso, cayó exhausto en la cama al lado mío diciendo que era el mejor sexo que había tenido.

Como podrán imaginar después de semejante cogida lo hicimos muchas más veces y lo seguimos haciendo, resulta que ahora el es mucho más que mi mejor amigo.

Mi mamá se pone caliente

Era una noche fría de esa de esas de invierno y solo estábamos mi mamá y yo en casa. Ella preparaba la cena y yo estaba en mi cuarto viendo porno, últimamente había estado viendo vídeos porno de milfs. Había Sido una semana larga y yo últimamente había visto a mi mamá un poco más detalladamente. Se conservaba muy bien, era de esas mamás que van al gimnasio y se conservan muy bien. Piernas grandes, cintura pequeña y unas tetas pequeñas pero muy hermosas. Esa noche la había estado viendo muy de cerca, y cabe destacar que mi relación con mi mamá no era mala y de hecho somos muy cercanos. Al bajar a ver qué iba a hacer de comer, me encontré con la sorpresa de que estaba vistiendo su pijama, la vista era increíble, usaba unos shorts cortos y una blusa sin sostén que dejaba ver sus pezones bajo la misma. No podía contenerme, tantas fantasías las tenía justo en frente y yo las quería hacer realidad en ese mismo momento.

Mi mamá no era ninguna santa y ella sabía que yo la estaba mirando con morbo, lo podía notar porque se agachaba y ocasionalmente se subía sus shorts casi que dejando ver su rica vagina. Yo estaba sentado al otro lado de la sala, con mi verga muy dura sin saber que hacer. En ese momento, decidí cometer la locura que inició todo y empecé a masturbarme suavemente, siendo muy cuidadoso de que no me viera, pero la suerte no estaba de mi lado y ella de inmediato se dio cuenta.

Mientras estaba haciéndolo, mi mamá volteo a verme y yo no fui lo suficientemente rápido para ocultarlo. Ella se acercaba muy lentamente y yo no tenía de que podía pasar, no sabía ni siquiera a dónde poner mis ojos. Después de llegar a dónde estaba me miró a los ojos y me sonrió, yo estaba sorprendido pero muy intrigado de lo que podía pasar. Ella, sin quitar su mirada de la mía, se puso de rodillas e inmediatamente puso su mano en mi pene, yo estaba a punto de estallar en ese momento ya que estaba cumpliendo mi fantasía. Era increíble, no lo tenía todo en la boca pero lo estaba lamiendo de arriba hacia abajo y su cálida lengua me estaba haciendo gemir mientras intentaba no terminar muy rápido.

Finalmente, ella se lo llevó a la boca por completo, lo chupaba cómo si fuese una paleta y le encantaba el sabor, ya yo estaba a punto de estallar cuando ella me pidió que por favor le terminara en la boca, me decía que quería sentir todo el sabor así que decidí dárselo todo a mi mamacaliente. Yo no podía más y lo hice, llené la boca de mi mamá de semen. Era muy excitante ver cómo lo saboreaba y mientras se levantaba me decía que me alistara para la cena. Sin duda lo repetimos un par de veces y el postre estuvo mucho mejor después.

Con mi abuelo en la piscina

Era una linda tarde de verano y yo como de costumbre estaba en casa de mis abuelos, mi abuela había salido a comprar comida y yo estaba en la piscina con mi abuelo quien tomaba el sol. Yo soy una jovencita de 19 años con muy buenas tetas y piernas grandes así que estaba tomando el sol y disfrutando el agua mientras mi abuelo estaba en una silla a un lado mirando su celular. Después de un tiempo empecé a notar que mi abuelo me miraba un poco más y más y la verdad eso me excitaba un poco.

Después de pasado un rato decidí acostarme un rato de espaldas y tomar el sol, pero al momento de voltear a ver a mi abuelo pude ver cómo es la bermuda que llevaba puesta se le marcaba una gran verga muy dura. Estaba muy ansiosa sobre que debía hacer, mis pezones se pusieron duros y de inmediato pensé en esos vídeos porno incestos que había estado viendo. Me acerque un poco más por medio de la piscina y espere a ver qué decía. Para mí sorpresa, decidió meterse a la piscina conmigo y yo ya estaba preparada.

Después de nadar un poco se acercó a mí y me habló un poco, mientras lo hacía se iba acercando más hasta que no resistí y mandé la mano a su duro pene. El se sorprendió, pero me sonrió ya quería sentirlo adentro de mi vagina. Me fui hacia un muro en la piscina y me puse de espaldas de inmediato pude ver cómo por debajo del agua movía su mano. Me volvía loca ver cómo mi abuelo se masturba. Se acercó y apretó mi culo, puso una mano en mis tetas y empezó a besarme el cuello, yo ya quería que me lo metiera

Fue muy loco, abrió mis piernas y lentamente puse su gruesa y dura verga en mi vagina, empecé a gemir muy fuerte mientras el apretaba mis tetas, decidí darme la vuelta y poner mis piernas alrededor de su cintura y así sentirlo mejor, empezó a hacerlo más duro y yo estaba a punto de terminas, el besaba mis tetas y con sus manos apretaba mis nalgas mientras movía sus caderas. A pesar de ser un viejo aún se movía muy bien.

Después de un rato de placer me dijo que estaba a punto de terminar, así que le dije que saliera de la piscina y que lo hiciera en mis tetas. Salimos y yo me puse de rodillas mientras el se masturbaba sin separar una de sus manos de mis tetas hasta que estalló y las llenó todas de leche, yo mientras tanto, me tocaba debajo de mi tanga mientras sentía la leche calentita en mis pechos.

Después, solo me miró, sonrió y se fue. Yo me metí a la piscina para limpiarme un poco y esperar a la abuela. Ahora, de vez en cuando me gusta ir a visitarlos y aún mejor cuando mi abuela no está en casa para así poder repetir esa rica tarde en la piscina.

El mundo de las películas para adultos

El mundo de las películas para adultos es muy amplio, existe cualquier cantidad de producciones ajustadas a los gustos y preferencias sexuales de todas las personas, variedad de formatos de presentación, trailers, parodias, series y, en la actualidad el mundo de la realidad virtual está abriendo paso en la industria del porno para brindar una experiencia inigualable a sus espectadores.

Con frecuencia se suele pensar que los consumidores de esta industria son sólo hombres, pero se incurre en un gran error, ya que las mujeres que “admiten” disfrutar de la pornografía ya suman aproximadamente un 23% de la audiencia, y de seguro existen muchas más que lo disfrutan y consumen pero que aún no lo han admitido. Muchas mujeres aseguran que el mirar pornografía le ayuda con la vida sexual que tienen con sus parejas, ya que intentan experimentar con ellos lo que han visto en los filmes.

El mayor productor del cine porno a nivel mundial es Estados Unidos, tiene su bastión en la ciudad de los Ángeles llamada “The Valley”, conocida como la capital mundial del porno. La industria para el entretenimiento del adulto en Norteamérica ha tenido una expansión considerable en las últimas tres décadas alcanzando nuevos mercados. Estudios estadísticos revelan que sólo en la ciudad de Los Ángeles, los beneficios brutos anuales que genera la industria del porno oscilan alrededor de los 100 millones de dólares.

Dentro del cine pornográfico existe una clasificación de sus películas con el fin de adaptarse a los variados gustos de los aficionados, a continuación se mencionan algunos géneros, cabe destacar que la variedad es gigante: El Softcore: en este género sólo la masturbación no es simulada, el resto de la actividad sexual sí lo es, o existe realmente una actividad sexual pero no se pueden observar con claridad los genitales de los actores en pleno acto.

El Hardcore: en este hay énfasis en filmar o fotografiar la penetración, se pueden observar con claridad los órganos genitales y el acto sexual por lo general luce mucho más salvaje de lo habitual.

Gonzo: es aquella filmación pornográfica en donde tiene poca importancia el guion, ya que el protagonismo lo tiene el acto sexual de manera explícita en sí.  

Argumental: refiere a una producción en donde hay indudablemente sexo pero que otros aspectos tienen importancia también, como por ejemplo el guión, los actores, una trama con comienzo y final entre otros.

MILF: en este género las mujeres tienen más edad de lo habitual. Suelen ser mujeres maduras muy sensuales y en algunos casos señoras de avanzada edad.

Teens o Barely Legal: en este género entran las chicas que acaban de cumplir 18 años e incursionan en el mundo de la pornografía. Esta edad es la mínima requerida para poder participar en la industria y este tipo de películas es uno de los más buscados en la internet por los consumidores de pornografía. Las filmaciones de este género por lo general se realizan en locaciones donde representan habitaciones de adolescentes y las chicas usan atuendos como tal, esto con la finalidad de llamar aún más la atención de sus seguidores.