Una historia caliente entre homosexuales

Hoy contaré una historia entre un par de chicos, en donde uno descubre a descubrir su sexualidad gracias al porno y la comunidad gay.

.Joel es un chico tímido que va por la vida con un vacío emocional importante, aún no ha descubierto su propio yo. En la secundaria, pasó por sus iguales como aquel joven inteligente que conversaba únicamente con sus libros, y ahora va a sus clases en la universidad exactamente igual, ya que las relaciones interpersonales no son lo suyo. Permanece siempre solo, hundido entre sus libros para mitigar la falta de afecto que tiene, pero sin saberlo, otro chico desde la distancia siempre lo observa, él es Álvaro, un joven que reconoce que los hombres son los que verdaderamente le atraen, el sexo anal es su verdadera pasión. Él es un chico atractivo, uno que cualquier mujer desearía, pero su corazón está entregado al género masculino. Álvaro siempre observa al tímido Joel, ya que le atrae enormemente, y no descansará hasta disfrutar con él del sexo.

El verano ha llegado, Joel como siempre se quedará en casa mientras sus padres van de visita a su otro hermano que vive en otro país. En esos momentos de soledad aprovecha para explorar su sexualidad, él está consciente que las chicas no le atraen lo suficiente, pero no le desagradan por completo. En sus primeros días libre descubrió por la red una buena página de porno gay, y no ha podido dejar de pensar en ella.

Los días pasan y Joel se queda sólo en casa, ansioso se interna en la página de porno gay y comienza a sentir atracción por esos chicos que se entregan el uno al otro en un caliente sexo anal, envidia como disfrutan penetrándose. Su cabeza ahora está llena de esas imágenes de placer, no puede dejar de pensar en ellas y un día mientras revisaba el buzón en el jardín, Álvaro pasa por allí. Qué momento!, Joel no acostumbra a conversar con nadie y ahora se desinhibe por completo con este chico encantador que se las arregla para mantener con él una buena conversación. Álvaro sí sabe lo que quiere, así que aprovecha para intercambiar números telefónicos y quedar luego.

Joel tras varios días de compartir con Álvaro lo invita a su casa, pero no olvidó apagar la computadora en cuanto llaman a la puerta, y cuando se van a la habitación la página de porno gay está abierta para ambos. Joel se apena, pero se sorprende a la vez cuando nota que Álvaro conoce el lugar y le gusta muchísimo, así que la relación de inmediato sube de tono.

Tras mirar un rato la computadora, las miradas calientes entre ellos comienzan a fluir, y Álvaro que está mucho más claro en lo que quiere toma la iniciativa y besa apasionadamente a Joel en la boca y cuello, haciendo que un montón de sensaciones invadan el cuerpo del chico. Las manos gruesas y acertadas de Álvaro recorren el cuerpo de Joel hasta llegar a su  gran polla, en donde se esmera en acariciarlo.

Al poco rato están ambos sin ropa, en la cama en una sola piel. Álvaro le indica a Joel como dar una buena mamada, y también lo premia chupándole el pene de vuelta para que experimente ambas sensaciones, el sexo anal es simplemente sensacional, ambos han encontrado lo que buscaban, además del amor, un verano verdaderamente intenso y pasional.