El plomero moreno me visita

Era una mañana muy aburrida, yo estaba solo en mi casa y no tenía nada que hacer. Estuve casi que toda la mañana viendo vídeos tube gay español y eso me tenía muy caliente. La mañana pasó y decidí tomar una ducha. Para mí sorpresa, la ducha no funcionaba, el agua no salía y yo no tenía mucho conocimiento para poder arreglarla por mi mismo.

Pasó el tiempo y el agua aún no salía así que decidí llamar a un plomero para que me ayudara a resolver ese pequeño inconveniente. Lo llamé y esperé a que llegara, mi mente empezó a crear muchos escenarios ya que antes había visto videos de chicos cogiendo duro con los que venían a hacer algún arreglo a la casa. Pensar en eso me ponía muy duro y a la expectativa de quién podría llegar.

Después de haber esperado por mas de media hora y haber imaginado todos los escenarios posibles, el plomero llegó. Un chico moreno, delgado, alto y con un cuerpo que dejaba ver qué iba al gimnasio. No pasó nada el principio, le expliqué el problema y comenzó a trabajar. Yo estaba anonadado, me quedé con el en el baño haciendo un poco de conversación mientras el hacía lo suyo, yo no dejaba de ver sus músculos y piel oscura, no podía imaginar cómo tendría su verga.

La conversación empezó a escalar rápidamente de tono, el me preguntó si tenía novia a lo cual respondí negativamente y le dije que me gustaban los hombres, el de inmediato me preguntó que tipo de hombre me gustaban, a lo que dije que me gustaban exactamente como el. Él sonrió y me dijo que entonces deberíamos hacer algo al respecto ya que el también estaba soltero.

Después de charlar un rato y que los temas nos llevarán a temas sexuales, el se levantó y me besó, sus grandes labios tocaban los míos y sus gran mano se posó bajo mi pantaloneta, masturbando lentamente mi pene, que ya estaba cada vez más duro. Me pidió que me pusiera de rodillas y mojara su pene con mi boca ya que pronto me iba a penetrar fuerte.

Me arrodillé, y baje su pantalón, para mí sorpresa, tenía una hermosa y perfecta verga negra, yo estaba fascinado, inmediatamente la puse en mi boca y comencé a saborearla toda. Estaba fascinado por su tamaño pero al mismo tiempo quería sentirla adentro, así que me levanté rápidamente y me puse en cuatro, listo para el. Estaba a la expectativa, sentí su gran verga entrando lentamente, listo para un buen sexo brutal. Era delicioso, lo metía y sacaba repetidamente y muy rápido, mientras con su mano ocasionalmente me masturbaba, estábamos a punto de terminar y le dije que por favor lo hiciera adentro y el me obedeció, pude sentir mi culo tibio y como por mis piernas escurría su semen y el mío. Después de eso, terminó de arreglar la ducha y me ofreció ducharnos juntos. Desde entonces siempre lo llamo a el para que me haga todo tipo de arreglos.

Descubro que mi amigo es gay y me folla

Siempre tuvimos una amistad muy cercana, era mi mejor amigo desde la infancia, pero nunca le había confesado que yo era gay. Una tarde como cualquier otra estábamos en mi cuarto charlando como lo solíamos hacer, en una de nuestras bromas el dijo que no entendía como los gays podían hacer el amor y disfrutarlo, lo cual me sacó de onda y me pareció un poco homófono, le expliqué que lo que acaban de decir era ridículo y puse algo de porno gratis nada más para mostrarle. El vídeo era un típico vídeo porno, un chico se estaba cogiendo a otro por el culo mientras esté otro se masturbaba y gemía fuertemente. Al voltear a vera cara de mi amigo podía ver sus ojos bien abiertos y con cara muy concentrada, no sabía lo que estaba posando por su cabeza, pero a mí me parecía muy tierno que le interesará el tema.

Después de que el vídeo terminó me dijo que debía ir al baño y se levantó de una forma muy extraña y fue casi que corriendo. No les voy a mentir, a mí me puso caliente ver ese vídeo junto a mi amigo y mi verga estaba dura, pero yo intentaba esconderlo un poco. Cuando mi amigo regresó le pregunté que si todo estaba bien, y me dijo que estaba algo confundido y se acercó a mi lado, cuando le fui a preguntar por qué, me besó. Yo estaba en shock pero la sensación me gustaba mucho.

Fue un beso largo y parece ser que el se dio cuenta de que a mi me gustaba y me dijo que si me podía hacer lo mismo que el vídeo. Quedé en completo shock y le pregunté que específicamente que era. El me dijo que me quería dar por el culo y sentir mi verga también. Así que le di el placer, me bajé el pantalón y me puse en 4 dispuesto para el. Era tierno ver su inexperiencia, ver cómo me tocaba con sus dedos primero intentando entender mejor mientras con su mano, tocaba de arriba abajo su gruesa verga. Me recordaba a esos vídeos porno con penes grandes que tanto me encantaban. Colocó su verga en mi culo y lentamente empujó hasta meterla toda, se sentía muy rico, lo voltee a mirar y su expresión no denotaba más que puro placer.

El me embestía duro, mientras ocasionalmente ponía su mano alrededor de mi cintura para tocar mi verga y decir cuando le gustaba, me penetraba duro y ocasionalmente me daba una nalgada cuando quitaba sus manos de mis caderas, yo estaba a punto de terminar y le dije que por favor llenará mi culo de leche y así lo hizo, no resistió y pude sentir su leche tibia escurriendo por mi culpa y piernas, era maravilloso, cayó exhausto en la cama al lado mío diciendo que era el mejor sexo que había tenido.

Como podrán imaginar después de semejante cogida lo hicimos muchas más veces y lo seguimos haciendo, resulta que ahora el es mucho más que mi mejor amigo.

Cogiendo con el profesor sustituto

Era un día cómo cualquier otro de colegió a excepción de que uno de mis profesores se ha la enfermado y el profesor sustituto estaba buenísimo. Esa mañana había visto un vídeo porno gay y mi mente y cuerpo andaban bien calientes, pero jamás pensé que pudiera pasar lo de ese día.

Ya era el final de la clase y yo no había entendido nada como de costumbre, me la pasé mirando sus hermosos labios y ese culo que se le marcaba con ese pantalón ajustado que llevaba. Para mí sorpresa cuando la clase terminó el me pidió que le ayudara a llevar unos libros a su oficina y yo más que feliz acepté. Era una persona muy agradable, estaba hablando de que tal me parecían sus clases y lo mucho que le gustaba enseñar y más a nosotros los de último año. Después, dijo que había notado como no le había quitado la mirada de encima y como le excitaba la idea de que un estudiante pusiera sus ojos en el. Se apoyo de espalda en el escritorio y me dijo que lo tocara ya que lo había estado viento durante toda la clase, refiriéndose a su culo rico.

Yo estaba nervioso y no sabía si debía, pero lo que si era seguro es que quería comerle todo, puse mi mano cuidadosamente en una de sus nalgas y la apreté a lo que el me pidió que lo nalgueara fuerte. Era surreal lo que estaba pasando, me dijo que cerrara la puerta con llave e hiciera lo que quiera con el, ya en ese momento, Miles de ideas pasaban por mi cabeza.

Volví de cerrar la puerta y baje su pantalón, tenía un culo perfecto listo para, escupí mis dedos y comencé a lubricarlo un poco mientras el se masturbaba, era increíble, tenía unos lindos abdominales y una enorme polla peluda, me pidió que por favor lo penetrara, que ya quería sentirme adentro de el así que eso hice, saqué mi dura verga que ya estaba bien empapada y la metí suavemente en su culo, el solo repetía que le encantaba y que lo cogiera tan duro como pueda mientras el se masturbaba rápidamente. Era una faena, su culo estaba rico y apretado y ocasionalmente me gustaba tocar su verga para sentir lo dura que estaba y darle un beso en esos jugosos labios que tenía. Sentía que no podía más, estaba a punto de terminar y le dije que dónde quería que terminara, el me dijo que se lo dejara a él y que me iba a hacer ver el cielo.

Se volteo y comenzó a chupar mi verga como nunca antes nadie lo había hecho, podía ver también su verga goteando y llena de leche, yo no resistí más y termine en su boca, el lo saboreo todo y se lo trago, me dijo que gracias y que ahora era su estudiante favorito. Me dijo que saliera primero mientras el se limpiaba un poco, yo aún seguía en shock pero muy feliz por lo que había pasado. Ese día nunca lo olvidaré ya que desde ese día encontré a mi profesor favorito.

Con mi entrenador de gimnasio

Mi entrenador de gimnasio siempre ha llamado mi atención. Un hombre alto, fitness y con un culo que moría por comerme. Yo no estaba mal, pero estaba recién iniciando en el gimnasio así que era un poco más flaco no como el típico chico gay xxx pero si con muchas ganas de tener así sea una pequeña oportunidad con mi entrenador. Una tarde, llegué al gimnasio un poco más temprano de lo habitual y mi entrenador recién estaba calentando. Después de saludarnos y charlar por un breve momento me pidió que le ayudara a estirar. Era el momento perfecto para tocar un poco ese cuerpo perfecto que tenía. Era delicioso, unas piernas grandes y unos glúteos bien firmes que se le marcaban en una apretada sudadera que llevaba en ese momento.

El estaba muy cómodo con mis manos alrededor de el y lo que me suspiró en un momento hizo que todo mi cuerpo se erizará. Mientras lo tomaba por la espalda para ayudarle a estirar sus piernas, tomó mi mano y la puso en una de sus nalgas, me miró y me susurro “¿Te gusta?”. Eso cambio todo el día, con una sonrisa nerviosa le respondí que sí y terminamos el ejercicio.

Después de un rato mientras yo continuaba con una de mis rutinas pero sin dejar de pensar en lo que había pasado, escuché como el me llamaba desde el cuarto donde guardaban las pesas, al momento de ir estaba muy nervioso, pensé que me iba a decir que no le dijera a nadie lo que había sucedido. Al llegar al lugar donde estaba, me sorprendió ver qué se estaba quitando la sudadera quedando desnudo. Me miró y me dijo: ”Si te gusta cómelo!”. Yo sin pensarlo dos veces y obedeciendo como un perra, me agaché y le comencé a comer el culo que moría por penetrar. Estaba increíble, mi verga goteaba y su verga también estaba muy dura, yo ya quería penetrarla así que eso hice. Me levanta y como si fuese un sueño penetre ese rico y gran culo una y otra vez mientras el gemía de placer mientras se masturba. Era el sueño, ambos empapados en sudor y listos para terminar, aunque yo quería hacerlo adentro el me dijo que por favor lo hiciera en su boca, que quería saborearlo todo. Así que cumplí y como en eso videos de porno duro le tiré toda mi leche en la boca, el la disfrutaba toda mientras yo veía como su semen estaba por todo el piso en sus manos.

Esa tarde de gimnasio lo hicimos un par de veces, cada una mejor que la otra y creo que no hay mejor cardio que el que hacemos el y yo cada vez que podemos. Amo ver cómo mi musculoso y rudo entrenador pide a gritos que le llene ese gran culo y boca de leche, haciéndolo mi perra vas vez que quiere y lo mejor, sabiendo que siempre voy a hacer un buen ejercicio cada que vaya al gimnasio.

En el baño de la universidad

Siempre había escuchado muchas historias de gente que cogía en los baños de la universidad, pero la verdad nunca había tenido la oportunidad de hacerlo pero fantaseaba todo el tiempo mientras veía esos videos porno gay gratis. Una tarde mientras volvía de la universidad tuve que agendar una cita con un asesor ya que no me estaba yendo muy bien en inglés así que tenía que volver nuevamente en la tarde, no me agradaba mucho la idea pero debía hacer y además el asesor estaba buenísimo. Mientras me alistaba para regresar empecé a fantasear con cumplir una de esas historias que había escuchado sobre la universidad y decidí que iba a intentar hacerlo realidad esa tarde con el instructor de inglés. Al llegar, pude ver cómo este estaba vistiendo solo una corta pantaloneta y una camiseta de fútbol que dejaba ver su musculoso cuerpo muy bien. Todo iba muy bien, nos reíamos y charlabamos, increíblemente estábamos teniendo muy buena química.

Yo no quería esperar más, ver sus grandes manos, piernas y labio gruesos me hacían imaginarlo cogiendo fuertemente, quería hacerlo mío, hacerle un buen sexo oral para después saborearlo todo y que me llene el culo de leche. Yo lo quería ya así que tome el riesgo de mi vida y me decidí a besarlo, simplemente cerré mis ojos y esperé a que el me correspondiera. Para mí sorpresa lo hizo y con más pasión de la que esperaba, puso su mano en mi pene, lo que me sorprendió pero me dio pie para yo hacer lo mismo, era increíble, además de ser el hombre perfecto, tenía una verga grande y gruesa también. Los besos continuaron y para hacer mi fantasía realidad, le pedí que fuéramos a los baños. Quería sentir esa verga en mi culo. No dió tiempo de nada, llegamos, el se bajo su pantaloneta, y yo procedí a meter su enorme verga en mi boca, sabía deliciosa. Yo estaba muy duro y quería que me la metiera así que se lo pedí, me puedo en cuatro y el primero me comió el culo un buen rato, dejándolo bien mojado y listo para lo que venía.

Aún no entraba y yo ya estaba goteando semen, yo la esperaba despacio pero el quería ir rápido, y sin avisar metió su gran verga en mi culo sin aviso, yo empecé a gemir, se sentía muy rico sentirlo adentro mío mientras con una de sus manos rodeaba mi cintura para masturbarme, era el paraíso. Ambos estábamos sudando y a punto de terminar pero yo quería cumplir mi fantasía y sentirlo en mi boca así que le pedí que terminara allí, el quería que yo terminara también así que continuamos masturbándonos mutuamente, fue espectacular, justo como ese sexo amateur que me encantaba ver, ambos terminamos y nos dejamos empapados de semen. Lo miré a los ojos y me di cuenta de que ya había cumplido mis fantasía y probablemente iba a venir a qué mi asesor de inglés me ayudara más seguido. Fue un recuerdo bonito, porque ese baño se convirtió en nuestro lugar favorito después de ese día.

Me folla el empleado

Era una mañana muy cálida y yo estaba solo de vacaciones en un hotel. Eran las primeras vacaciones que tomaba solo y eso me emocionaba. La noche anterior había estado viendo sexo gay brasil gratis y aún rondaban por mi cabeza unos pensamientos muy calientes, como el de el chico que cogía con el empleado. El pensar en hacer algo así me volvía loco y ponía mi verga muy dura. De repente, alguien tocó la puerta, era el chico que arreglaba las habitaciones y yo sabía que era mi momento de intentarlo.

Al momento de entrar me sorprendió, era un chico alto, moreno, de ojos claros y cuerpo increíble. Podía ver qué iba al gimnasio y yo solo lo imagina dándome un rico sexo anal bien duro. Desde que entró puse mi plan en práctica, así que me puse unos shorts que acentuaran bien mi culo y remarcaron mi duro pene así el podría notarlo y quizá yo tendría una oportunidad.

Mi plan inició, el tendió la cama y yo me acosté, me quité la camiseta y recogí mis shorts así mi verga se veía claramente. Después de un momento empecé a notar como el me miraba de re ojo y sabía que le gustaba así que me di vuelta para que me viera el culo. En un momento noté que se quedó en silencio y cuando volteé a ver lo miré mientras me veía, tenia su pene en la mano y se estaba masturbando lentamente mientras disfrutaba mi culo.

Eso fue todo, supe que ya era mío. De inmediato bajé mis shorts y me puse en 4 esperando para sentir su gruesa verga en mi culo. El no tardó mucho y primero me nalgueo, mordió un poco mi nalga y escupió para hacer que entrara más fácil, yo ya lo quería adentro y el lo hizo realidad.

Comenzó a follarme como un toro, lo metía tan duro que sentía que todo mundo podía escuchar sus muslos golpear mi culo, mi verga estaba a punto de estallar y yo solo gemía de placer cómo en esos vídeos gay xxx de la noche anterior, literalmente estaba viviendo mi fantasía.

Después de un momento el me dijo que quería terminar en mi boca, así que pidió que me volteara y que se lo chupara hasta hacerlo acabar. Yo quería complacerlo y mientras con una mano yo me masturbaba, con la otra tenía su pene y la punta de el en mi boca, podía ver en su cara que estaba cerca, así que lo hice más rápido. Podía ver en su cara como ya lo iba a lograr cuando de un momento a otro lo hizo, un gran chorro de semen cayó en mi boca mientras el apretaba sus nalgas y arqueaba la espalda, fue perfecto.

Después de eso, el me agradeció y dijo que para la próxima el quería probar toda mi leche. Estuvo de locos y para mí suerte, durante todas mis vacaciones el siempre venía a limpiar la habitación, así que ya se podrán imaginar cómo aprovechamos el tiempo. Unas vacaciones que nunca olvidaré.