En la sex’ shop con mi hermana

Era una tarde muy normal y yo estaba con mi hermana de compras en el centro comercial, ya habíamos comprado lo necesario y estábamos descansando un poco de tanto caminar. Después de ver mi celular un rato vi que tenía abierta la ventana donde estaba viendo porno antes, estaba viendo pornoincestos y la verdad eso me ponía muy caliente, y más teniendo a mi hermana al lado, con sus tetas pequeñas, falda corta y un culo grande delicioso.

Después de pensarlo un rato decidí decirle a mi hermana que fuéramos a una sex shop, pensé que sería divertido y al parecer a ella le gustó la idea. Nos dirigimos a una a ver qué juguetes tenían y pudimos ver en una de las paredes un televisor en el que estaban pasando una peli porno, dos chicas tenían sexo y gemían muy rico. Pude ver a mi hermana de reojo y vi cómo mordía sus labios. Mi hermana quería comprar unas tangas así que decidió pasar al probador a ver qué tal le quedaban y yo como una buena hermana fui con ella.

Ya en el mostrador ella se quitó toda la ropa, dejando así ver ese delicioso culo y esa rica vagina que sentía que quería probar por completo. Justo en el momento en el que se agachó a ponerse su ropa interior decidí poner mi mano en una de sus nalgas. Ella solo me miró y río, pero entonces decidí hacer algo mucho más atrevido y bajé más hasta que mis dedos rozaron su húmeda y rica vagina.

Pude ver en el espejo su cara, y parecía que me le molestaba. Así que sin pensarlo dos veces puse dos de mis dedos adentro bruscamente y gimió tan fuerte que inmediatamente se tapo la boca con su mano para que no la escucharán. Yo sabía lo que iba a pasar, mis pezones se pusieron duros y mi vagina quería que la tocaran, quería coger duramente en ese lugar.

Así que ahí estábamos, en la sex shop dos hermanas calientes y con ganas de coger. Ella lo entendió así que se puso de rodillas, bajó mi pantalón y mis bragas, puse una pierna en la silla de al lado y empezó a comerme, se sentía tan rico, con su lengua jugaba con mi clit mientras ponía dos de sus dedos dentro y fuera, yo solo tomaba su pelo con fuerza mientras en el espejo podía ver cómo ella misma se tocaba y disfrutaba.

Pasado unos minutos ya mi cuerpo no aguantaba más y mientras ella seguía dedeándome yo tocaba mis tetas fuertemente esperando a terminar. De un momento a otro ví como ella terminaba dejando el piso muy empapado y eso fue lo que me excitó tanto que terminé yo también.

Ambas estábamos exhaustas y nos mirábamos y reíamos. No podíamos creer la locura que acabábamos de hacer. Ella se vistió al igual que yo y salimos de los vestidores, parece que nadie se enteró aunque las piernas me temblaban un poco. Después de eso fuimos a casa y aún podía sentir como ella quería un poco más. Desde entonces somos más cercanas y nada nos detiene de pasar un buen rato

La mamá de mi amigo

Era un sábado en la mañana y como de costumbre yo amanecí en la casa de mi amigo. Habíamos estado jugando videojuegos toda la noche. El vivía con su mamá a quien yo conocía hace muchos años. Era alta, cabello oscuro y un culo espectacular. A menudo imaginaba a su mamá caliente y con ese hermoso cuerpo, no quedaba duda de que empezaba a despertar mi atención a medida que me hice un poco mayor.

Aún estaba muy temprano y mi amigo seguía dormido. Yo bajé a buscar algo de comer. En ese momento vi como la mamá de mi amigo estaba vistiendo unos shorts muy cortos y una blusa. Podía ver qué no llevaba sostén porque se podían notar sus pezones. Me senté en la mesa, intentando apartar la mirada de ese culo que sobresalía cada vez más con ese short.

Mientras servía mi desayuno, ella preguntó por mi amigo y le hice saber que aún estaba dormido. “¿Te gusta?”, preguntó ella. Si claro está muy rico, le respondí. “¿Y que tal esto?”, me preguntó mientras se agachaba un poco dejándome ver sus tetas. Yo no lo podía creer, no sabía si hablaba en serio.

Un poco nervioso le dije que sí. En ese momento, ella puso su mano sobre mi pierna y empezó a subirla cada vez más hasta llegar a mi pene. Ya se estaba poniendo duro. Sin pensarlo dos veces, bajó mi pantalón y mi verga se pudo ver de inmediato, estaba dura y empezando a mojarse. Vi cómo se recogió el pelo un poco y bajo su cabeza para meter mi pene en su boca. Estaba tibia y se sentía tan bien. Podía ver cómo me miraba y como sus pezones se ponían duros.

Ella se separó por un momento, se quitó los shorts y la blusa. Su cuerpo era aún más sexy de lo que pensaba. En ese momento, se puso en cuatro y me dijo: “vamos, mételo”. Yo sin dudarlo tomé mi pene y lentamente lo metí en su vagina, ya estaba mojada y se sentía muy bien. Mientras lo hacía, podía escuchar sus gemidos y como me pedía que lo hiciera más duro. Así que lo hice, la empotre con todas mis fuerzas, tome su cabello y lo jale, puse mi mano en su culo y empecé a darle tan duro que el ruido de mi cintura golpeando con su culo se combinaba con el de sus gemidos.

Era increíble, sus tetas se movían al ritmo de mis embestidas y ni siquiera podía hablar bien. “Que bien lo haces, chico”, me dijo mientras gemía. Yo estaba a punto de estallar, pero como lo había visto en esos videos incestuosas quería terminar en esas tetas grandes. Así que saque mi verga de su mojada vagina y le dije que se arrodillara, el panorama era perfecto y todo mi semen cayó en sus tetas mientras ella seguía tocándose. “muchas gracias”, me dijo mientras iba a buscar su ropa.

Creo que seguiré visitando a mi amigo, para más desayunos así.

Mi amiga y su falda

Ya habían pasado meses desde la última vez que había tenido sexo, y para ser honesto no podía aguantarlo más. Estaba viendo videos xxx gratis cuando de repente vi a dos jóvenes amateur que estaban follando como nunca, ella tenía el cuerpo perfecto, unas tetas firmes y un culo no muy grande. Por otra parte, el tenía sus abdominales marcados y pene grande y grueso que le daría envidia a cualquier hombre y haría gemir de placer a cualquier mujer.

Después de masturbarme un poco, aún seguía sintiendo que necesitaba a alguien así que llame a mi mejor amiga. Siempre había sentido cosas por ella, pero no me atrevía a decirle nada. Tenía un cuerpo hermoso, unas piernas grandes, culo redondo y unas tetas pequeñas pero que hacían que su cuerpo se viera balanceado y perfecto. Además, ya me había dado bastantes señales de que le gustaba, o al menos eso pensaba.

Yo la estaba esperando en casa, quiera devorarla, pero no sabía si ella me seguiría el juego. Después de un rato llegó, traía una falta que dejaban ver esas grandes piernas. Al momento de saludarla, pude ver qué traía un perfume que me estaba volviendo loco. Todo en ella estaba bien y mi verga empezaba a ponerse cada vez más dura.

En un momento, mientras escogía una película para ver, vi como lentamente abría las piernas, dejando ver sus pantis rojos. Mi verga ya no podía contestar más. Puse mi mano en su pierna bajo su falda, esperando a ver su reacción. Para mí sorpresa, sonrió, e inmediatamente se abalanzó sobre mí y me besó. Tenía a esa belleza sobre mi y estaba seguro de que podía sentir lo duro que estaba en esa posición.

Sin decir mas, se quitó la falda y sus pantis. Tenía una gavina rosadita que quería devorar inmediatamente. Al momento se subió sobre mi y empezó a jugar con mi pene, haciéndolo rozar con su vagina mientras gemía de placer. Podía ver cómo se estaba empezando a poner cada vez más mojada. Puse mis manos en su culo y lo apreté tan duro que hizo que soltará un gemido. Ya estaba lista para tomarlo así que lentamente lo puso adentro, era el cielo, estaba tan mojada que simplemente se deslizó y entro completo.

Estaba cabalgando y gimiendo de placer. Con sus manos tomaba sus tetas y apretaba sus pezones. Estaba a punto de terminar y ella lo sabía. Me imploró que lo hiciera en su culo grande. Se dio la vuelta y podía ver esa palpitante vagina escurriendo y ese culo enorme esperando por mi. Mientras ella se tocaba yo hacía lo mismo para terminar. Estábamos sincronizados, sus dedos se deslizaban en su vagina y eso me volvía loco. Era como ese hermoso sexo amateur que me gustaba ver. Su culo se llenó de mi semen mientras apretaba una de sus nalgas de tanto placer.

Ambos estábamos exhaustos en la cama, ella estaba casi que dormida y yo muy feliz. Creo que ahora podremos ser más que amigos, quizá podremos repetir.

El mundo de las películas para adultos

El mundo de las películas para adultos es muy amplio, existe cualquier cantidad de producciones ajustadas a los gustos y preferencias sexuales de todas las personas, variedad de formatos de presentación, trailers, parodias, series y, en la actualidad el mundo de la realidad virtual está abriendo paso en la industria del porno para brindar una experiencia inigualable a sus espectadores.

Con frecuencia se suele pensar que los consumidores de esta industria son sólo hombres, pero se incurre en un gran error, ya que las mujeres que “admiten” disfrutar de la pornografía ya suman aproximadamente un 23% de la audiencia, y de seguro existen muchas más que lo disfrutan y consumen pero que aún no lo han admitido. Muchas mujeres aseguran que el mirar pornografía le ayuda con la vida sexual que tienen con sus parejas, ya que intentan experimentar con ellos lo que han visto en los filmes.

El mayor productor del cine porno a nivel mundial es Estados Unidos, tiene su bastión en la ciudad de los Ángeles llamada “The Valley”, conocida como la capital mundial del porno. La industria para el entretenimiento del adulto en Norteamérica ha tenido una expansión considerable en las últimas tres décadas alcanzando nuevos mercados. Estudios estadísticos revelan que sólo en la ciudad de Los Ángeles, los beneficios brutos anuales que genera la industria del porno oscilan alrededor de los 100 millones de dólares.

Dentro del cine pornográfico existe una clasificación de sus películas con el fin de adaptarse a los variados gustos de los aficionados, a continuación se mencionan algunos géneros, cabe destacar que la variedad es gigante: El Softcore: en este género sólo la masturbación no es simulada, el resto de la actividad sexual sí lo es, o existe realmente una actividad sexual pero no se pueden observar con claridad los genitales de los actores en pleno acto.

El Hardcore: en este hay énfasis en filmar o fotografiar la penetración, se pueden observar con claridad los órganos genitales y el acto sexual por lo general luce mucho más salvaje de lo habitual.

Gonzo: es aquella filmación pornográfica en donde tiene poca importancia el guion, ya que el protagonismo lo tiene el acto sexual de manera explícita en sí.  

Argumental: refiere a una producción en donde hay indudablemente sexo pero que otros aspectos tienen importancia también, como por ejemplo el guión, los actores, una trama con comienzo y final entre otros.

MILF: en este género las mujeres tienen más edad de lo habitual. Suelen ser mujeres maduras muy sensuales y en algunos casos señoras de avanzada edad.

Teens o Barely Legal: en este género entran las chicas que acaban de cumplir 18 años e incursionan en el mundo de la pornografía. Esta edad es la mínima requerida para poder participar en la industria y este tipo de películas es uno de los más buscados en la internet por los consumidores de pornografía. Las filmaciones de este género por lo general se realizan en locaciones donde representan habitaciones de adolescentes y las chicas usan atuendos como tal, esto con la finalidad de llamar aún más la atención de sus seguidores.

Qué es lo encanta de las mulatas cachondas?

Sin menospreciar al resto de las mujeres, hay algo que los hombres no pueden negar y es que les encanta disfrutar admirar de las curvas y sensualidad de las mulatas cachondas.

Estas chicas de piel caramelo y ojos ámbar siempre le roban el sueño a más de uno, y no es difícil de imaginar ya que por lo general están provistas de buenas curvas y de una sensualidad natural que las hace realmente irresistibles.

Las caderas de las mulatas cachondas parecen no tener dueño, por eso cada vez que disfrutamos de sus habilidades en cualquier video de porno gratis logran hipnotizarnos con facilidad, con sus movimientos agresivos y sincronizados.

Continue reading

Los encantos de las viejas golfas

No se puede negar que las mujeres maduras tienen sus encantos, y que en muchas cosas le sacan ventajas a las tiernas jovencitas que recién comienzan a acumular experiencia sexual.

Este tipo de mujeres madura siempre está en la búsqueda de experimentar nuevas sensaciones que le den a su vida una chispa extra de emoción, y en ellas se entregan a cuerpo y alma para disfrutar al máximo de cada regalo de placer que puedan encontrar.

Además, por lo general, buscan a chicos más jóvenes que ellas para que así entre los dos vivan momentos increíbles gracias a la combinación entre experiencia y juventud que a más de uno vuelve loco.

Las viejas golfas por lo general son muy calientes y pareciera que su misión principal en lo que le queda de vida es poner calientes a los que las rodean, sin importar si son hombres o mujeres, ya que ellas están prestas a tener cualquier tipo de encuentro que le deje una buena tanda de orgasmos.

Continue reading