Cogiendo con el profesor sustituto

Era un día cómo cualquier otro de colegió a excepción de que uno de mis profesores se ha la enfermado y el profesor sustituto estaba buenísimo. Esa mañana había visto un vídeo porno gay y mi mente y cuerpo andaban bien calientes, pero jamás pensé que pudiera pasar lo de ese día.

Ya era el final de la clase y yo no había entendido nada como de costumbre, me la pasé mirando sus hermosos labios y ese culo que se le marcaba con ese pantalón ajustado que llevaba. Para mí sorpresa cuando la clase terminó el me pidió que le ayudara a llevar unos libros a su oficina y yo más que feliz acepté. Era una persona muy agradable, estaba hablando de que tal me parecían sus clases y lo mucho que le gustaba enseñar y más a nosotros los de último año. Después, dijo que había notado como no le había quitado la mirada de encima y como le excitaba la idea de que un estudiante pusiera sus ojos en el. Se apoyo de espalda en el escritorio y me dijo que lo tocara ya que lo había estado viento durante toda la clase, refiriéndose a su culo rico.

Yo estaba nervioso y no sabía si debía, pero lo que si era seguro es que quería comerle todo, puse mi mano cuidadosamente en una de sus nalgas y la apreté a lo que el me pidió que lo nalgueara fuerte. Era surreal lo que estaba pasando, me dijo que cerrara la puerta con llave e hiciera lo que quiera con el, ya en ese momento, Miles de ideas pasaban por mi cabeza.

Volví de cerrar la puerta y baje su pantalón, tenía un culo perfecto listo para, escupí mis dedos y comencé a lubricarlo un poco mientras el se masturbaba, era increíble, tenía unos lindos abdominales y una enorme polla peluda, me pidió que por favor lo penetrara, que ya quería sentirme adentro de el así que eso hice, saqué mi dura verga que ya estaba bien empapada y la metí suavemente en su culo, el solo repetía que le encantaba y que lo cogiera tan duro como pueda mientras el se masturbaba rápidamente. Era una faena, su culo estaba rico y apretado y ocasionalmente me gustaba tocar su verga para sentir lo dura que estaba y darle un beso en esos jugosos labios que tenía. Sentía que no podía más, estaba a punto de terminar y le dije que dónde quería que terminara, el me dijo que se lo dejara a él y que me iba a hacer ver el cielo.

Se volteo y comenzó a chupar mi verga como nunca antes nadie lo había hecho, podía ver también su verga goteando y llena de leche, yo no resistí más y termine en su boca, el lo saboreo todo y se lo trago, me dijo que gracias y que ahora era su estudiante favorito. Me dijo que saliera primero mientras el se limpiaba un poco, yo aún seguía en shock pero muy feliz por lo que había pasado. Ese día nunca lo olvidaré ya que desde ese día encontré a mi profesor favorito.