Descubro que mi amigo es gay y me folla

Siempre tuvimos una amistad muy cercana, era mi mejor amigo desde la infancia, pero nunca le había confesado que yo era gay. Una tarde como cualquier otra estábamos en mi cuarto charlando como lo solíamos hacer, en una de nuestras bromas el dijo que no entendía como los gays podían hacer el amor y disfrutarlo, lo cual me sacó de onda y me pareció un poco homófono, le expliqué que lo que acaban de decir era ridículo y puse algo de porno gratis nada más para mostrarle. El vídeo era un típico vídeo porno, un chico se estaba cogiendo a otro por el culo mientras esté otro se masturbaba y gemía fuertemente. Al voltear a vera cara de mi amigo podía ver sus ojos bien abiertos y con cara muy concentrada, no sabía lo que estaba posando por su cabeza, pero a mí me parecía muy tierno que le interesará el tema.

Después de que el vídeo terminó me dijo que debía ir al baño y se levantó de una forma muy extraña y fue casi que corriendo. No les voy a mentir, a mí me puso caliente ver ese vídeo junto a mi amigo y mi verga estaba dura, pero yo intentaba esconderlo un poco. Cuando mi amigo regresó le pregunté que si todo estaba bien, y me dijo que estaba algo confundido y se acercó a mi lado, cuando le fui a preguntar por qué, me besó. Yo estaba en shock pero la sensación me gustaba mucho.

Fue un beso largo y parece ser que el se dio cuenta de que a mi me gustaba y me dijo que si me podía hacer lo mismo que el vídeo. Quedé en completo shock y le pregunté que específicamente que era. El me dijo que me quería dar por el culo y sentir mi verga también. Así que le di el placer, me bajé el pantalón y me puse en 4 dispuesto para el. Era tierno ver su inexperiencia, ver cómo me tocaba con sus dedos primero intentando entender mejor mientras con su mano, tocaba de arriba abajo su gruesa verga. Me recordaba a esos vídeos porno con penes grandes que tanto me encantaban. Colocó su verga en mi culo y lentamente empujó hasta meterla toda, se sentía muy rico, lo voltee a mirar y su expresión no denotaba más que puro placer.

El me embestía duro, mientras ocasionalmente ponía su mano alrededor de mi cintura para tocar mi verga y decir cuando le gustaba, me penetraba duro y ocasionalmente me daba una nalgada cuando quitaba sus manos de mis caderas, yo estaba a punto de terminar y le dije que por favor llenará mi culo de leche y así lo hizo, no resistió y pude sentir su leche tibia escurriendo por mi culpa y piernas, era maravilloso, cayó exhausto en la cama al lado mío diciendo que era el mejor sexo que había tenido.

Como podrán imaginar después de semejante cogida lo hicimos muchas más veces y lo seguimos haciendo, resulta que ahora el es mucho más que mi mejor amigo.