En la sex’ shop con mi hermana

Era una tarde muy normal y yo estaba con mi hermana de compras en el centro comercial, ya habíamos comprado lo necesario y estábamos descansando un poco de tanto caminar. Después de ver mi celular un rato vi que tenía abierta la ventana donde estaba viendo porno antes, estaba viendo pornoincestos y la verdad eso me ponía muy caliente, y más teniendo a mi hermana al lado, con sus tetas pequeñas, falda corta y un culo grande delicioso.

Después de pensarlo un rato decidí decirle a mi hermana que fuéramos a una sex shop, pensé que sería divertido y al parecer a ella le gustó la idea. Nos dirigimos a una a ver qué juguetes tenían y pudimos ver en una de las paredes un televisor en el que estaban pasando una peli porno, dos chicas tenían sexo y gemían muy rico. Pude ver a mi hermana de reojo y vi cómo mordía sus labios. Mi hermana quería comprar unas tangas así que decidió pasar al probador a ver qué tal le quedaban y yo como una buena hermana fui con ella.

Ya en el mostrador ella se quitó toda la ropa, dejando así ver ese delicioso culo y esa rica vagina que sentía que quería probar por completo. Justo en el momento en el que se agachó a ponerse su ropa interior decidí poner mi mano en una de sus nalgas. Ella solo me miró y río, pero entonces decidí hacer algo mucho más atrevido y bajé más hasta que mis dedos rozaron su húmeda y rica vagina.

Pude ver en el espejo su cara, y parecía que me le molestaba. Así que sin pensarlo dos veces puse dos de mis dedos adentro bruscamente y gimió tan fuerte que inmediatamente se tapo la boca con su mano para que no la escucharán. Yo sabía lo que iba a pasar, mis pezones se pusieron duros y mi vagina quería que la tocaran, quería coger duramente en ese lugar.

Así que ahí estábamos, en la sex shop dos hermanas calientes y con ganas de coger. Ella lo entendió así que se puso de rodillas, bajó mi pantalón y mis bragas, puse una pierna en la silla de al lado y empezó a comerme, se sentía tan rico, con su lengua jugaba con mi clit mientras ponía dos de sus dedos dentro y fuera, yo solo tomaba su pelo con fuerza mientras en el espejo podía ver cómo ella misma se tocaba y disfrutaba.

Pasado unos minutos ya mi cuerpo no aguantaba más y mientras ella seguía dedeándome yo tocaba mis tetas fuertemente esperando a terminar. De un momento a otro ví como ella terminaba dejando el piso muy empapado y eso fue lo que me excitó tanto que terminé yo también.

Ambas estábamos exhaustas y nos mirábamos y reíamos. No podíamos creer la locura que acabábamos de hacer. Ella se vistió al igual que yo y salimos de los vestidores, parece que nadie se enteró aunque las piernas me temblaban un poco. Después de eso fuimos a casa y aún podía sentir como ella quería un poco más. Desde entonces somos más cercanas y nada nos detiene de pasar un buen rato

Lo que más gusta a los gays

Los gays en su mayoría suelen ser muy expresivos y comunican sin tapujos todo lo que les encanta, en especial en lo que respecta el sexo y las relaciones que mantienen con sus calientes amantes.

Puede que algunos les cataloguen de promiscuos, pero la verdad es que no son más que hombres desinhibidos que se dejan dominar sin resistencia por los instintitos más naturales y salvajes del ser humano mismo, que muchos otros los reprimen constantemente.

Para definirse como gay y salir del closet, el hombre experimenta un proceso de exploración y aceptación de su sexualidad, lo que despierta mucha curiosidad y por ende los invita a experimentar cosas que los llenen del más profundo placer.

Una travesía que los lleva a probar y vivir cualquier cantidad de experiencias, las cuales luego decantan como favoritas o irrepetibles dependiendo del nivel de satisfacción que les haya generado. Revisemos algunas de ellas:

Continue reading

Una historia caliente entre homosexuales

Hoy contaré una historia entre un par de chicos, en donde uno descubre a descubrir su sexualidad gracias al porno y la comunidad gay.

.Joel es un chico tímido que va por la vida con un vacío emocional importante, aún no ha descubierto su propio yo. En la secundaria, pasó por sus iguales como aquel joven inteligente que conversaba únicamente con sus libros, y ahora va a sus clases en la universidad exactamente igual, ya que las relaciones interpersonales no son lo suyo. Permanece siempre solo, hundido entre sus libros para mitigar la falta de afecto que tiene, pero sin saberlo, otro chico desde la distancia siempre lo observa, él es Álvaro, un joven que reconoce que los hombres son los que verdaderamente le atraen, el sexo anal es su verdadera pasión. Él es un chico atractivo, uno que cualquier mujer desearía, pero su corazón está entregado al género masculino. Álvaro siempre observa al tímido Joel, ya que le atrae enormemente, y no descansará hasta disfrutar con él del sexo.

El verano ha llegado, Joel como siempre se quedará en casa mientras sus padres van de visita a su otro hermano que vive en otro país. En esos momentos de soledad aprovecha para explorar su sexualidad, él está consciente que las chicas no le atraen lo suficiente, pero no le desagradan por completo. En sus primeros días libre descubrió por la red una buena página de porno gay, y no ha podido dejar de pensar en ella.

Continue reading

Los derechos de la Comunidad Gay

Hasta el día de hoy (sobre todo fanáticos religiosos) hay quienes piensan que la homosexualidad es una enfermedad, e incluso lo han querido atribuir a una especie de variación genética pero esto no ha sido comprobado científicamente. Lo cierto es que la homosexualidad no es más que una variante en la orientación sexual del ser humano. No debe asociarse a un mal o enfermedad, ya que la gran mayoría de lesbianas, gays y bisexuales tienen vidas completamente sanas y respetables, incluso en algunos casos son más sanos y precavidos que otros heterosexuales.

Mucho se discute actualmente acerca de sus derechos civiles, sobre todo en lo que respecta a la adopción de niños y al matrimonio hay quienes dan opiniones muy estrictas y ortodoxas y otros amplían el panorama con precedentes científicos e investigativos. Por ejemplo indican que un gran número de infantes están a cargo de homosexuales, bien sea que conviven con sus parejas o son padres y madres solteras, y que ese hecho no ha repercutido en cuanto a sus habilidades y comportamiento si se les compara con niños criados por parejas heterosexuales. Es un tema complicado y con una amplitud de discusión inagotable. Hoy en día la aceptación hacia los homosexuales ha aumentado considerablemente, incluso poseen en varios casos igualdad de derechos con respecto a las parejas heterosexuales.

Desde hace algún tiempo se han adoptado las siglas LGBT para designar de manera colectiva a las Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero (siglas), ya que muchos homosexuales manifestaron que el término “comunidad gay” no los representaba adecuadamente.

Continue reading