La invito a hacer tarea y me la cojo

Era un día como cualquiera, no tenía nada de especial a excepción de me encontraba demasiado caliente, así que decidí poner mis peliculas porno favoritas y comencé a masturbarme, ya tenía mi pene muy duro y a pesar de que ya había terminado quería más, quería coger de verdad así que se me ocurrió la idea de llamar a una de mis compañeras.

Llamé a una de mis compañeras de la universidad con la excusa de hacer una tarea y en menos de 15 minutos ella ya estaba allí. Era perfecta, no muy alta, tetas grandes, cintura pequeña y cabello rubio. Para mí sorpresa traía una falda corta lo que puso mi corazón a mil, estaba loco por tenerla toda para mí y poder tocar cada parte de ella.

Después de un rato en el cuarto leyendo un poco pude notar sus deliciosas tetas y como se veían de bien. En ese escote corto que traía, no podía dejar de mirarlas y creo que ella se dio cuenta porque pasado un rato y mientras veía su libro me preguntó: “¿Te gustan?” yo quedé en shock y con una risa nerviosa respondí que si.

Era inevitable y mi verga se puso muy dura y me excitaba la idea de que ella lo notará. Así que decidí dejarla a ver qué me decía. Al instante ví como no paraba de verla y ella decidió abrir las piernas de manera que yo podía ver su ropa interior, quería comerla toda.

No resistí más y la besé, ella de inmediato puso su mano en mi pene, yo sabía que lo deseaba y quería tenerlo adentro así que sin mediar palabra lo saqué y puse mi mano bajo su falda, tenía su vagina húmeda y lista para que la penetrara.

Abrió sus piernas, quité su ropa interior y sin quitar su falda decidí hacerla mía, metí mi pene lentamente mientras veía su cara y como ella misma apretaba sus tetas. Ya una vez adentro del todo empecé a embestirla rápido y duro mientras gemía de placer y pedía más, sus tetas rebotaban y yo ocasionalmente las tocaba y apretaba los pezones, eso le encantaba.

Sentía que estaba cerca pero no quería terminar, así que le pedí que se diera la vuelta. Era increíble, tenía un culo perfecto, decidí cogerla en 4 mientras le daba unas ricas nalgadas hasta dejarlo rojo y marcado, ella seguía gimiendo y sus tetas seguían moviéndose al ritmo de mi pelvis. Decidí Intentar algo que ví en uno de los videos xxx gratis y terminar en su cara.

Ya estaba apunto de hacerlo, podía sentirlo así que le dije que se diera la vuelta y dejé que toda mi leche cayera en su cara, ella simplemente lo amaba y lo saboreó todo. Para mí sorpresa pude ver cómo su rica vagina también escurría, prueba de que no había estado tan mal.

Cansados y desnudos en la cama, decidimos quedarnos ahí, ella me confesó que quería cogerme y por eso vino con falda corta a provocarme. Desde entonces hacemos tarea juntos más seguido, la mayor parte del tiempo ni siquiera la empezamos.

El sexo amateur, una de las joyas de la corona del porno gratis

La pornografía en sí es el negocio del siglo. Gracias a internet, esta industria que no para de adaptarse a los grandes cambios continúa ganando espacios y seguidores para mantenerse en el tiempo como el rubro más visitado y el que genera más dinero en la autopista de la comunicación.

Aunque parezca mentira, uno de los garantes de este éxito es el porno gratis. Cualquier inversor o empresario dudaría un poco al ofrecer parte de su producto que le ha costado dinero elaborar de forma gratuita, pero la verdad es que ese bocadillo de gracia es el anzuelo perfecto para ganar más y más consumidores que estén dispuestos a desembolsillar dinero por entretenimiento de calidad.

Continue reading