Con prima en las vacaciones de la familia

Recuerdo ese día como si hubiese Sido ayer, eran las vacaciones de verano y toda mi familia estaba en mi casa. Mis hermosas primas andaban en shorts por toda la casa y mis hormonas fantaseaban con estarlas tocando todo el tiempo mientras veía vídeos porno. Fue un veranos interesante y mucho más cuando mi prima mayor empezó a mostrar interés en mi, lo podía notar por la manera en que posaba su mirada en mi y en como disimuladamente me tocaba cuando tenía la oportunidad. Una tarde, mi familia salió a hacer las compras y yo como de costumbre decidí quedarme en mi cuarto. Para mí sorpresa, mi prima decidió quedarse también, con la excusa de que estaba enferma y que por eso no podía ir. Ella era una chica hermosa, alta, pelo rubio y un culo grande que estaba bien formado ya que jugaba voleibol todo el tiempo.

Mientras estaba en mi cuarto empecé a pensar en cómo insinuar lo que en realidad quería hacer con ella, así que sin perder más tiempo decidí salir a ver qué podía hacer. Salí y me dirigí a la sala donde ella estaba sentada, vistiendo unos leggins y un top corto que marcaba sus pezones de una manera muy sexy. Intenté ser amigable y me senté a su lado a iniciar una conversación, ella no tardó mucho en hacer contacto y de inmediato puso su mano en mi pierna muy cerca de mi entrepierna, yo no podía evitar mirar esos labios hermosos con ganas de besarlos, era inevitable, mi verga se estaba poniendo dura. Pasó el tiempo y entre comentario y bromas ella decidió tomar la iniciativa y besarme, puso su mano en mi verga que ya estaba dura y mojada y se subió encima de mi. Era mi sueño, puse mis manos alrededor de ella y apreté su culo. Estábamos desesperados, sabíamos que no teníamos mucho tiempo así que nos desvestimos de inmediato. Era genial ver ese par de tetas perfectas y esos pezones rosaditos y duros. Ella quería mi verga, así que se bajó sus leggins y tangas y puso la puso suavemente para después empezar a montarla como loca.

Estuvimos un rato así, ella saltaba mientras gemía y sudaba, sus nalgas rebotaban haciendo que fuera más placentero. Yo ya estaba a punto de acabar pero no quería hacerlo sin antes probar esa rica vagina mojada, así que le pedí que se recostara y abriera sus piernas justo como esos vídeo sexo mamadas que había visto mientras fantaseaba sobre ella. Sabía delicioso, estaba tan mojada y lo disfrutaba tanto que apretaba muy fuerte el sofá sobre el que estábamos cogiendo. Yo no lo pudo soportar más y con un largo gemido y mientras sus dedos frotaban su clítoris ella terminó empapando todo el sofá. Estábamos agitados y desnudos mirándonos sabiendo que nos quitamos las ganas y  que probablemente en todo el verano lo íbamos a hacer de nuevo, sin duda uno de las mejores vacaciones de mi vida, con mi prima que ahora es mi favorita y nunca falta a las reuniones familiares.

Mi prima me ayuda con la tarea

Era una tarde después del colegio y como de costumbre aún no hacía mi tarea, era tarea de francés y la verdad no sé me daba muy bien. De hecho, había algo que se me daba muy bien en ese idioma y entendía bastante bien y eso era el porno frances. Las francesas tienen unos cuerpos increíbles, siempre con unas tetas firmes y si que saben cómo moverse. El caso es que necesitaba hacer mi tarea de francés y mientras veía uno de los vídeos porno, recordé que una de mis primas que además de estar muy buena, podía ayudarme con mi tarea. Mi prima era una chica no muy alta, con buenas tetas y un culo que me llevaba loco. Cuando ella llegó me sorprendió que traía una blusa corta que dejaba ver qué no traía sostén y unos shorts cortos que dejaban ver muy bien sus lindas piernas, marcaban su coño y hacían que su hermoso culo resaltará más. La invite al cuarto y le dije que me ayudara con mi tarea, pero la verdad, es que con semejante belleza en frente mío no podía simplemente enfocarme en la tarea.

Ella intentaba explicarme pero mi vista estaba enfocaba en sus pechos, que se balanceaban cada vez que ella se movía, a mí me apenaba un poco pero creo que ella se dio cuenta que lo que me distraía era su bello cuerpo. En un momento ella detuvo su explicación y me dijo, “ya sé que es lo que miras”. Eso me dejó helado, me apenaba mucho y no sabía que responder, pero la verdad es que lo que preguntó después cambió completamente el rumbo de esa tarde de tareas. Ella me miró a los ojos y mientras mordía sus labios me preguntó, “quieres ver cómo se ven debajo de la blusa”. Eso hizo que todo mi cuerpo se estremeciera y de inmediato, pero tímidamente le dije que sí. Ella se quitó la blusa lentamente haciendo sus hermosas tetas rebotar. Ella quería controlarme así que me bajo el pantalón y empezó a masturbarme mientras pedía que la tocará. Sus tetas eran muy suaves y ella me ayudó quitándose sus shorts. Me sorprendió ver qué tampoco traía ropa interior y que su vagina estaba bien rosadita y mojada.

Ella estaba muy caliente y me pidió que me acostara, yo obedecí y con mi verga bien dura esperé para que me hiciera lo que quisiese. Ella se subió encima de mi y empezó a frotar mi pene con su clítoris suavemente mientras sus tetas se balanceaban. De repente empezó a meter mi pene lentamente soltando un gemido y llevando sus manos hasta sus pezones para así comenzar a moverse como loca mientras gemía de placer. Ella me pedía que terminara adentro mientras yo estiraba mis manos para apretar su culo. Esa tarde, terminamos desnudos y empapados de sudor en la cama después de un rico sexo entre primos. Ahora ella siempre me ayuda con mi tarea de francés y casi siempre repetimos lo que pasó esa tarde.

La invito a hacer tarea y me la cojo

Era un día como cualquiera, no tenía nada de especial a excepción de me encontraba demasiado caliente, así que decidí poner mis peliculas porno favoritas y comencé a masturbarme, ya tenía mi pene muy duro y a pesar de que ya había terminado quería más, quería coger de verdad así que se me ocurrió la idea de llamar a una de mis compañeras.

Llamé a una de mis compañeras de la universidad con la excusa de hacer una tarea y en menos de 15 minutos ella ya estaba allí. Era perfecta, no muy alta, tetas grandes, cintura pequeña y cabello rubio. Para mí sorpresa traía una falda corta lo que puso mi corazón a mil, estaba loco por tenerla toda para mí y poder tocar cada parte de ella.

Después de un rato en el cuarto leyendo un poco pude notar sus deliciosas tetas y como se veían de bien. En ese escote corto que traía, no podía dejar de mirarlas y creo que ella se dio cuenta porque pasado un rato y mientras veía su libro me preguntó: “¿Te gustan?” yo quedé en shock y con una risa nerviosa respondí que si.

Era inevitable y mi verga se puso muy dura y me excitaba la idea de que ella lo notará. Así que decidí dejarla a ver qué me decía. Al instante ví como no paraba de verla y ella decidió abrir las piernas de manera que yo podía ver su ropa interior, quería comerla toda.

No resistí más y la besé, ella de inmediato puso su mano en mi pene, yo sabía que lo deseaba y quería tenerlo adentro así que sin mediar palabra lo saqué y puse mi mano bajo su falda, tenía su vagina húmeda y lista para que la penetrara.

Abrió sus piernas, quité su ropa interior y sin quitar su falda decidí hacerla mía, metí mi pene lentamente mientras veía su cara y como ella misma apretaba sus tetas. Ya una vez adentro del todo empecé a embestirla rápido y duro mientras gemía de placer y pedía más, sus tetas rebotaban y yo ocasionalmente las tocaba y apretaba los pezones, eso le encantaba.

Sentía que estaba cerca pero no quería terminar, así que le pedí que se diera la vuelta. Era increíble, tenía un culo perfecto, decidí cogerla en 4 mientras le daba unas ricas nalgadas hasta dejarlo rojo y marcado, ella seguía gimiendo y sus tetas seguían moviéndose al ritmo de mi pelvis. Decidí Intentar algo que ví en uno de los videos xxx gratis y terminar en su cara.

Ya estaba apunto de hacerlo, podía sentirlo así que le dije que se diera la vuelta y dejé que toda mi leche cayera en su cara, ella simplemente lo amaba y lo saboreó todo. Para mí sorpresa pude ver cómo su rica vagina también escurría, prueba de que no había estado tan mal.

Cansados y desnudos en la cama, decidimos quedarnos ahí, ella me confesó que quería cogerme y por eso vino con falda corta a provocarme. Desde entonces hacemos tarea juntos más seguido, la mayor parte del tiempo ni siquiera la empezamos.

Mi hermana y mi prima

Era navidad y toda la familia estaba reunida. Ya había pasado la cena y la media noche así que los mayores estaban en su mayoría borrachos o durmiendo. Yo estaba con mi hermana y mi prima, ellas eran más grandes que yo, pero aún así podía notar a mi hermana cachonda. No lo podía esconder, había estado mirándose con mi prima de una manera muy directa durante toda la noche.

De un momento a otro noté como se ambas subieron las escaleras, yo me quedé en la sala, pero ya sospechaba que iban a hacer algo. La verdad, es que mi hermana estaba buena. No muy alta, delgada y en ese momento llevaba un short muy corto y un suéter. Mientras que mi prima era un poco más baja y llevaba un vestido que dejaba ver sus piernas delgadas pero un culo redondo que me había tenido imaginándolo desnudo desde que llegó.

Ya habían pasado unos 15 minutos desde que subieron y aún no había señal de ellas. Yo estaba poniéndome algo ansioso, pero la idea de imaginarias a ambas teniendo sexo empezaba a poner algo duro. Pasado el rato, decidí subir a ver dónde estaban, miré los cuartos y no las encontré así que solo quedaba el baño.

A medida que me acercaba podía escuchar unos gemidos muy leves. Cada vez que me acercaba más, mi verga iba poniéndose aún más dura porque imaginaba lo que había adentro. Esperé por un momento antes de entrar, pero después de tocarme un rato por encima del pantalón tomé la decisión de entrar.

Para mí sorpresa, vi como mi hermana tenía sus dedos en la vagina de mi prima mientras mi hermana se tocaba sola. Las dos se quedaron atónitas. Pero inmediatamente me dijeron que por favor no dijera nada. Yo no pensaba decir nada. De hecho, quería seguir viendo.

Mi prima bajó su mirada y vio como mi pene sobresalía. En ese momento, mi hermana dijo: “ven, ayúdame”. Tomó mi mano, y la llevó a la rica vagina de mi prima. Estaba tan mojada que mis dedos se deslizaron hacía adentro haciéndola gemir mientras mordía sus labios.

Mi hermana sabía que estaba haciendo un buen trabajo, así que empezó a masturbarme mientras con su otra mano seguía tocándose. Los tres estábamos gimiendo empapados en sudor. Podía ver cómo los pezones de ambas se marcaban y ponían duros, yo ya estaba a punto de terminar.

Mientras les decía que quería correrme, ambas se pusieron de rodillas. Yo me levanté y empecé masturbarme mientras veía como mi hermana abría su boca y mi prima ponía sus manos en sus tetas juntándolas y alistándolas para mí. Yo no soportaba más, y mientras mi semen salía de mi pene, podía ver cómo sus tetas y boca se llenaban de él. De verdad les gustaban y lo saborearon entero, justo como lo había visto en unos vídeos pornoincestos.

Al parecer fue una buena idea subir a ver qué hacían porque lo repetimos un par de veces en esa navidad.

Amores entre primos, una picante relación

Siempre en las familias hay algunos integrantes que son más atrevidos que otros. Algunos de ellos no le prestan atención a los lazos sanguíneos que existen entre sus familiares y se imaginan ya en una rica relación de porno incestos con más de un integrante follando entre sí y esto se convierte en su fantasía sexual.

Aunque para algunos este tipo de relaciones son consideradas una aberración, para otros les parecen atractivas y llenas de adrenalina donde disfrutan al máximo de su sexualidad y fantasías.

En este tipo de relacionamiento atrevido puede haber muchas combinaciones, pero sin duda la más común de todas es sobre sexo entre primos.

Continue reading

Sexo entre primos, el secreto mejor guardado

La atracción sexual siempre está presente entre los jóvenes cuando están en plena pubertad, y en muchos casos, los mismos pasan mucho tiempo en reuniones familiares con sus primos más allegados.

La posibilidad que haya sexo entre primos es muy alta, ya que se encuentran explorando su sexualidad, sus deseos sexuales están aflorando constantemente y además entre ellos existe plena confianza para compartir sus secretos más calientes.

Son comunes las historias de sexo entre primos. Chicos y chicas que se aprovechan de las reuniones familiares para crear vínculos sexuales con sus deseados familiares, bajo la cubierta inocente de sus lazos sanguíneos. Es un caso porno incestos muy común, y en la web puedes encontrar muchos videos al respecto que recrean las verdades ocultas en las familias más pudorosas.  Incluso las niñas con niñas intentan descubrir su lado lésbico.

Continue reading