Mi hermana y mi prima

Era navidad y toda la familia estaba reunida. Ya había pasado la cena y la media noche así que los mayores estaban en su mayoría borrachos o durmiendo. Yo estaba con mi hermana y mi prima, ellas eran más grandes que yo, pero aún así podía notar a mi hermana cachonda. No lo podía esconder, había estado mirándose con mi prima de una manera muy directa durante toda la noche.

De un momento a otro noté como se ambas subieron las escaleras, yo me quedé en la sala, pero ya sospechaba que iban a hacer algo. La verdad, es que mi hermana estaba buena. No muy alta, delgada y en ese momento llevaba un short muy corto y un suéter. Mientras que mi prima era un poco más baja y llevaba un vestido que dejaba ver sus piernas delgadas pero un culo redondo que me había tenido imaginándolo desnudo desde que llegó.

Ya habían pasado unos 15 minutos desde que subieron y aún no había señal de ellas. Yo estaba poniéndome algo ansioso, pero la idea de imaginarias a ambas teniendo sexo empezaba a poner algo duro. Pasado el rato, decidí subir a ver dónde estaban, miré los cuartos y no las encontré así que solo quedaba el baño.

A medida que me acercaba podía escuchar unos gemidos muy leves. Cada vez que me acercaba más, mi verga iba poniéndose aún más dura porque imaginaba lo que había adentro. Esperé por un momento antes de entrar, pero después de tocarme un rato por encima del pantalón tomé la decisión de entrar.

Para mí sorpresa, vi como mi hermana tenía sus dedos en la vagina de mi prima mientras mi hermana se tocaba sola. Las dos se quedaron atónitas. Pero inmediatamente me dijeron que por favor no dijera nada. Yo no pensaba decir nada. De hecho, quería seguir viendo.

Mi prima bajó su mirada y vio como mi pene sobresalía. En ese momento, mi hermana dijo: “ven, ayúdame”. Tomó mi mano, y la llevó a la rica vagina de mi prima. Estaba tan mojada que mis dedos se deslizaron hacía adentro haciéndola gemir mientras mordía sus labios.

Mi hermana sabía que estaba haciendo un buen trabajo, así que empezó a masturbarme mientras con su otra mano seguía tocándose. Los tres estábamos gimiendo empapados en sudor. Podía ver cómo los pezones de ambas se marcaban y ponían duros, yo ya estaba a punto de terminar.

Mientras les decía que quería correrme, ambas se pusieron de rodillas. Yo me levanté y empecé masturbarme mientras veía como mi hermana abría su boca y mi prima ponía sus manos en sus tetas juntándolas y alistándolas para mí. Yo no soportaba más, y mientras mi semen salía de mi pene, podía ver cómo sus tetas y boca se llenaban de él. De verdad les gustaban y lo saborearon entero, justo como lo había visto en unos vídeos pornoincestos.

Al parecer fue una buena idea subir a ver qué hacían porque lo repetimos un par de veces en esa navidad.

El mundo de las películas para adultos

El mundo de las películas para adultos es muy amplio, existe cualquier cantidad de producciones ajustadas a los gustos y preferencias sexuales de todas las personas, variedad de formatos de presentación, trailers, parodias, series y, en la actualidad el mundo de la realidad virtual está abriendo paso en la industria del porno para brindar una experiencia inigualable a sus espectadores.

Con frecuencia se suele pensar que los consumidores de esta industria son sólo hombres, pero se incurre en un gran error, ya que las mujeres que “admiten” disfrutar de la pornografía ya suman aproximadamente un 23% de la audiencia, y de seguro existen muchas más que lo disfrutan y consumen pero que aún no lo han admitido. Muchas mujeres aseguran que el mirar pornografía le ayuda con la vida sexual que tienen con sus parejas, ya que intentan experimentar con ellos lo que han visto en los filmes.

El mayor productor del cine porno a nivel mundial es Estados Unidos, tiene su bastión en la ciudad de los Ángeles llamada “The Valley”, conocida como la capital mundial del porno. La industria para el entretenimiento del adulto en Norteamérica ha tenido una expansión considerable en las últimas tres décadas alcanzando nuevos mercados. Estudios estadísticos revelan que sólo en la ciudad de Los Ángeles, los beneficios brutos anuales que genera la industria del porno oscilan alrededor de los 100 millones de dólares.

Dentro del cine pornográfico existe una clasificación de sus películas con el fin de adaptarse a los variados gustos de los aficionados, a continuación se mencionan algunos géneros, cabe destacar que la variedad es gigante: El Softcore: en este género sólo la masturbación no es simulada, el resto de la actividad sexual sí lo es, o existe realmente una actividad sexual pero no se pueden observar con claridad los genitales de los actores en pleno acto.

El Hardcore: en este hay énfasis en filmar o fotografiar la penetración, se pueden observar con claridad los órganos genitales y el acto sexual por lo general luce mucho más salvaje de lo habitual.

Gonzo: es aquella filmación pornográfica en donde tiene poca importancia el guion, ya que el protagonismo lo tiene el acto sexual de manera explícita en sí.  

Argumental: refiere a una producción en donde hay indudablemente sexo pero que otros aspectos tienen importancia también, como por ejemplo el guión, los actores, una trama con comienzo y final entre otros.

MILF: en este género las mujeres tienen más edad de lo habitual. Suelen ser mujeres maduras muy sensuales y en algunos casos señoras de avanzada edad.

Teens o Barely Legal: en este género entran las chicas que acaban de cumplir 18 años e incursionan en el mundo de la pornografía. Esta edad es la mínima requerida para poder participar en la industria y este tipo de películas es uno de los más buscados en la internet por los consumidores de pornografía. Las filmaciones de este género por lo general se realizan en locaciones donde representan habitaciones de adolescentes y las chicas usan atuendos como tal, esto con la finalidad de llamar aún más la atención de sus seguidores.

Los atractivos del sexo amateur

Observar a otros teniendo relaciones siempre es una experiencia excitante y adictiva para quien disfruta a plenitud del sexo. Puede que a muchos nos remonte a aquellas experiencias iniciales en nuestra vida sexual e incluso revivamos disfrutando videos porno de dichos encuentros.

El sexo amateur sencillamente es encantador, la torpeza de los amantes se torna realmente sensual y atractiva porque está hecha de la más genuina e inocente pasión que está a punto de desbordarse entre toscos movimientos.

Los videos porno de sexo amateur tienen una gran cantidad de seguidores. A muchos les encanta ver como estos principiantes del entretenimiento para adultos comparten sus experiencias sexuales a través de sus cámaras web con todo aquel que quiera unirse a su placer.

Continue reading